Paraguay: crucifixión frente a embajada de Brasil

Tres exempleados de contratistas paraguayas que construyeron la represa hidroeléctrica Itaipú se crucificaron el martes frente a la embajada de Brasil en Asunción en reclamo del pago retroactivo de beneficios sociales.

Carlos González, líder de la Coordinadora de Extrabajadores de Itaipú, dijo en entrevista con The Associated Press que "los compañeros Roberto González, Gerardo Orué y Roque Samudio se clavaron en la cruz de madera nuevamente porque el gobierno no atiende nuestros reclamos".

Los extrabajadores sostienen que el fundamento de su reclamo es un protocolo firmado por los gobiernos de Paraguay y Brasil en los años 70 que estableció que los obreros de ambos países debían tener los mismos beneficios sociales.

Los exempleados reclaman bonos por alimentación, antigüedad laboral y productividad.

González relató que el 11 de noviembre, cuando se crucificaron por primera vez, "vinieron autoridades del Ministerio del Trabajo a invitarnos a una reunión. Dialogamos, planteamos nuestros pedidos y hubo promesa de que Itaipú negociaría con nosotros. Levantaron la crucifixión pero como las promesas no se cumplieron, de vuelta a la cruz".

Recordó que los trabajadores de empresas contratistas brasileñas "cobraron todos los beneficios de acuerdo con el tratado bilateral firmado en 1973 entre los gobiernos de ambos países, pero a nosotros no se nos pagó".

Ningún vocero del gobierno hizo comentarios de inmediato.

Itaipú, administrada por Brasil y Paraguay, se encuentra sobre el río Paraná a unos 340 kilómetros al este de la capital paraguaya y posee 20 unidades generadoras con una capacidad cada una de 700 megavatios.