Australia: extranjeros, la 'carne de cañón' de EI

El gobierno australiano acusó al grupo Estado Islámico de emplear a los combatientes extranjeros como "carne de cañón".

El fiscal general australiano, George Brandis, indicó en un artículo en el diario The Australian publicado el martes que el número de australianos muertos cuando combatían junto a milicianos en Siria e Irak había ascendido a 20 en las últimas semanas. La cifra anterior era de 15 muertos.

Brandis dijo que los miembros del grupo Estado Islámico emplean a los combatientes extranjeros como "carne de cañón para primera línea, atacantes suicidas y armas de propaganda".

Australia empleó la semana pasada sus nuevas y estrictas normas antiterroristas para convertir en un delito penal el que un australiano viaje a la provincia siria de al-Raqqa, debido al control que ejerce el grupo islamista sobre esta región asolada por la guerra.

El gobierno estima que al menos 70 australianos combaten con grupos terroristas en Irak y Siria.