Alcaldes se unen para promover reforma

Más de una docena de alcaldes estadounidenses se reunieron el lunes en Nueva York para impulsar una estrategia común de apoyo a una reforma migratoria y coordinar la implementación de las órdenes ejecutivas del presidente Barack Obama para proteger de la deportación a millones.

El alcalde de Nueva York Bill de Blasio dijo que este "es un momento histórico" y que hay que aprovecharlo con el objetivo de promulgar medidas que regularicen de forma permanente el estatus migratorio de millones de personas.

Los alcaldes de San Francisco, Seattle, Atlanta, Providence (Rhode Island) y Hartford (Connecticut), entre otros, dijeron en conferencia de prensa que los inmigrantes no autorizados contribuirían aún más a la economía de sus ciudades si pudieran regularizar su situación migratoria.

"Uno de cada cuatro residentes de Seattle ha nacido en otro país. Seattle es una ciudad de inmigrantes", dijo el alcalde Edward Murray, quien destacó que, al igual que el matrimonio entre personas del mismo sexo, algún día se aprobará la controvertida reforma migratoria que implemente un mecanismo para naturalizar a unos 11 millones de inmigrantes que viven en el país sin autorización.

Los alcaldes, todos demócratas, dijeron que llamarán a dirigentes municipales de todo el país, demócratas y republicanos, para convencerles de que se unan a su coalición, llamada Cities United for Immigration Action, y se unan al movimiento para promover una reforma.

Obama anunció el mes pasado medidas que protegerán de la deportación a inmigrantes que lleven más de cinco años en el país y que tengan hijos nacidos en Estados Unidos o residentes permanentes, entre otras normas. La reunión de alcaldes del lunes se llevó a cabo días después de que un grupo de estados, entre ellos Texas, interpusiera una demanda federal en contra de las acciones ejecutivas del presidente.