Polonia rechaza desechos tóxicos de El Salvador

Polonia decidió de último momento no aceptar un embarque de desechos tóxicos procedente de El Salvador que iba a ser destruido en una planta incineradora en un pueblo del sur del país, dijeron funcionarios ambientales el lunes, luego que la comunidad local expresara preocupaciones.

Las 69 toneladas de desperdicios líquidos y sólidos y tierra contaminada, provenientes de una planta de pesticidas en El Salvador, están en viaje por mar, e iban a ser incineradas en la planta de las Industrias SARP en Dabrowa Gornicza.

El ministro del Ambiente Maciej Grabowski dijo que el director de la planta había decidido no aceptar el embarque.

Grabowski mencionó protestas de los residentes locales, que argumentaron que la presencia y el procesamiento del desperdicio aumentarían la contaminación del aire en ese pueblo minero.

"Pese a la seguridad del proceso, no ha sido posible disipar las preocupaciones de la opinión pública", dijo Grabowski.

En El Salvador la ministra del Medio Ambiente y Recursos Naturales Lina Pohl dijo en conferencia de prensa que aún no han recibido "la confirmación de las autoridades (polacas)", y señaló que el material "no va a regresar a territorio salvadoreño, ya hay otras alternativas, ya esto está fuera de la región incluso, ya va con destino a Europa de manera que no va a regresar a El Salvador".

Explicó que el contrato con la empresa responsable de eliminar los desechos tóxicos establece que no pueden regresarlos al país y que están obligados a destruirlos en algunas de sus plantas ubicadas en países que no identificó.

"Ya salieron, ya son material en propiedad de esta empresa que ya se hizo cargo de destruirlos, ellos tienen otras alternativas, entonces no hay porque preocuparse", sostuvo.

En El Salvador, el desperdicio ha sido vinculado con una alta incidencia de problemas renales en el pueblo de San Luis Talpa, donde fue hallado.

La mayoría de los 27.000 habitantes de San Luis Talpa sufren de problemas renales crónicos y al menos 56 muertes por esos padecimientos han sido registradas. El Ministerio de Salud en El Salvador ha vinculado substancias químicas usadas en la agricultura con la incidencia de las enfermedades.

El viceministro del Ambiente de Polonia Janusz Ostapiuk indicó que el desperdicio pudiera ser enviado de regreso a El Salvador o a algún otro país europeo.