Latinoamérica busca recuperar tierras degradadas

Ocho países latinoamericanos se comprometieron el domingo a recuperar 20 millones de hectáreas de tierras degradadas hacia el año 2020, con una inversión comprometida de 365 millones de dólares.

La llamada Iniciativa 20x20 incluía inicialmente a México, Perú, Guatemala, Colombia, Ecuador, Chile y Costa Rica, pero en el día de su difusión como parte de las actividades de la conferencia mundial del cambio climático (COP20), Argentina se unió al grupo para comprometer más de 1 millón de hectáreas.

"Argentina tiene 40 millones de habitantes y produce alimentos para 400 millones de personas", dijo el ministro de Agricultura de ese país, Roberto Gabriel Delgado. "Obviamente esto nos genera desequilibrios muy importantes en términos naturales, sociales, económicos e institucionales".

La iniciativa consiste en recuperar por lo menos 20 millones de hectáreas hacia el año 2020 para restaurar bosques y ecosistemas, mejorar la productividad agrícola y reducir la pobreza.

México anunció que recuperará 8,5 millones de hectáreas, el mayor compromiso del grupo. Le siguen Perú con 3,2 millones; Guatemala 1,2 millones; Colombia 1 millón; Ecuador 500.000 hectáreas; Chile 100.000 hectáreas y Costa Rica 50.000 hectáreas.

"La restauración de la tierra en la región es un elemento esencial para promover la equidad y reducción de la pobreza, así como generar alternativas para el desarrollo rural y bajar los índices de carbono en el futuro", dijo Gabriel Vallejo, ministro colombiano del Ambiente.

Cinco grupos inversionistas han comprometido hasta ahora 365 millones de dólares para financiar la iniciativa: Althelia 120 millones; Moringa 80 millones; Permian Global 100 millones; Terra Bella 60 millones y Rare 5 millones.

Christian del Valle, director de Athelia, dijo que esta iniciativa va a contribuir no solo a restaurar tierras para la agricultura mejorar las prácticas agrícolas y reducir la presión en los ecosistemas "con claros efectos en la reducción de emisiones, biodiversidad y fuentes de vida".

El Instituto de Recursos Mundiales (WRI), con sede en Washington, una de las organizaciones no gubernamentales que trabajaron en la formulación de esta iniciativa, dijo que en América Latina hay más de 200 millones de hectáreas de tierras degradadas.