Maduro acusa a EEUU de injerencia

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, afirmó que está estudiando las relaciones con Washington debido a informes que tendría de una supuesta injerencia de la embajada estadounidense en el país, y que tomará medidas para combatir lo que cataloga como intentos de desestabilizar su gobierno.

"Estoy evaluando las relaciones con el gobierno de Estados Unidos (...) en su momento (...) le explicaré a nuestra Patria acciones que tengo que tomar para defender la dignidad, la paz y defender la Constitución", dijo Maduro en una entrevista difundida tarde en la noche del sábado por la televisora regional Telesur, que es financiada mayoritariamente por Venezuela.

"Tengo mucha información del intervencionismo de la embajada de Estados Unidos en Venezuela. Comienza a ser intolerable", indicó el gobernante, citado el domingo por Telesur en su página en Internet.

El presidente destacó que Washington insiste "en su fracasada política de tratar de desestabilizar a Venezuela".

"Estoy haciendo todos los esfuerzos por normalizar las relaciones diplomáticas, pero ellos están enfrascados en tratar de seguir haciendo cosas contra el gobierno de Venezuela", añadió.

Las relaciones entre Venezuela y Estados Unidos pasan por uno de sus puntos más bajos y ambos países están sin embajadores desde 2010, cuando el Gobierno del entonces presidente Hugo Chávez rechazó la designación de Larry Palmer como jefe de la misión diplomática estadounidense en Caracas por unas declaraciones que hizo en el Senado sobre Venezuela.

Washington decidió en respuesta revocar la visa de Bernardo Álvarez como embajador venezolano.

Desde entonces, los cruces de acusaciones han sido constantes y el gobierno de Maduro, que fue electo presidente en abril del año pasado, ha expulsado ocho funcionarios estadounidenses bajo acusaciones de injerencia y de contribuir a desestabilizar el país. Estados Unidos negó las acusaciones y reciprocó con la expulsión de tres funcionarios venezolanos de Washington.

En octubre del 2013, Estados Unidos expulsó a Calixto Ortega, entonces encargado de negocios de Venezuela, junto a otros dos diplomáticos, en respuesta a la declaración de persona non grata de tres funcionarios estadounidenses en Caracas de similar rango.