Watt, estrella defensiva y amenaza al ataque

Desde hace tiempo que J.J. Watt es temido por sus sacks y sus golpes, pero este año sus contrarios tienen que preocuparse por su capacidad para atrapar pases.

El defensive end de 1,97 metros (6 pies 5 pulgadas) y 131 kilos de peso (289 libras) logró una recepción para touchdown en el triunfo de Houston del domingo para elevar su total de la campaña a tres. Tiene una recepción para touchdown más que el estelar receiver Andre Johnson y más que todos los tight ends de los Texans combinados.

El coordinador defensivo, Romeo Crennel, ha disfrutado viendo a este jugador de grandes dimensiones divirtiéndose en el ataque.

"Persigue la pelota de la misma manera en que lo hace con el quarterback y hace ambas cosas muy bien", dijo Crennel.

Su trabajo en el ataque no ha mermado su desempeño en la defensa. Es líder del equipo con 11,5 sacks y es el primero en la NFL con cinco balones sueltos recuperados y 36 golpes al quarterback. También devolvió un balón suelto para touchdown y devolvió un pase interceptado para anotación.

Ha encontrado alguien con quien hablar en el entrenador asistente Mike Vrabel, quien jugó como linebacker y anotó touchdown en cada una de las 12 recepciones que tuvo en su carrera.

Watt sigue sus pasos ya que todas sus recepciones se han convertido en anotaciones.

"Definitivamente me ha ayudado", dijo Watt. "Me ha dado algunos consejos".

Watt no divulga ninguno de los consejos que ha recibido de Vrabel pero sí compartió una de las cosas que el ganador de tres Súper Bowls, le dijo.

"Azota la pelota cada vez que anotes. En eso siempre insiste, por eso trato de hacerlo", dijo. "Esta semana estaba tan emocionado que apenas podía sostener la pelota cuando me levanté".

Los mejores receivers de Houston tienen mucho que decir acerca de la habilidad de Watt para atrapar pases. DeAndre Hopkins, quien encabeza a los Texans con 1,041 yardas acumuladas por recepciones, ríe cuando se le pregunta si Watt es buen receiver.

"No, pero hace las jugadas y eso es lo que importa", dijo. "Lo que pase antes no importa si de repente entras y haces la jugada. Pero tanto como ser un receiver, no".

El primer touchdown de Watts por pase fue fácil. Estaba libre en la zona de anotación y sólo esperó que la pelota cayera en sus manos. Los otros dos fueron más difíciles ya que tuvo que lanzarse de clavado para atraparlos.

Hopkins dijo que lo más impresionante acerca de la capacidad de Watts para atrapar pases es que los contrarios saben que la pelota va hacia él pero ni así pueden detenerlo.

"Noventaicinco por ciento de las veces sabes que J.J. está en el campo porque van a lanzarle la pelota, no va a perder el tiempo", dijo.

Johnson sabe que algunos se sorprenden con el desempeño de Watt al ataque pero él no, tras haberlo visto jugar a la defensa durante cuatro campañas.

"Tiene gran coordinación entre ojos y manos", dijo Johnson. "Casi nunca ves a los linemen levantar pelotas sueltas, sólo caen sobre ellas. Pero él puede saltar y atrapar el balón, desde que llegó aquí siempre corrió y atrapó la pelota con nosotros. Siempre le digo a la gente que no nos sorprende porque lo hemos visto haciéndolo a menudo".

Watt bromea diciendo que las jugadas al ataque son mucho más complejas que las defensivas y continuamente se confunde cuando se prepara para una.

"No tengo idea de lo que dicen cuando estoy en la reunión al ataque", dijo. "Lo juro. No tengo idea de cuál es la jugada que se envía. Sé que debo hacer en las jugadas diseñadas para mí".