ONU aprueba negociar marco sobre deudas

En un nuevo paso hacia la creación de un marco regulador sobre deudas reestructuradas que evite en el futuro casos como el que vive Argentina, la ONU aprobó el viernes un plan para negociarlo durante el 2015.

La votación se celebró en la segunda comisión de la Asamblea General, que se encarga de los asuntos financieros. El plan fue aprobado por 128 votos a favor, 16 en contra y 34 abstenciones.

Entre los países que sufragaron en contra se encuentran Estados Unidos, Gran Bretaña, Japón y Alemania.

"Es un paso histórico", dijo el embajador de Bolivia ante las Naciones Unidas, Sacha Llorenti. El diplomático apuntó que el futuro marco busca evitar que los países estén obligados a pagar una deuda cuando no pueden, o bien evitar que decisiones judiciales impidan que un Estado pague una deuda, en referencia al caso argentino.

El texto sometido a votación fue presentado por Bolivia, quien este año preside el G77 más China, asociación de la ONU que agrupa a 134 países en desarrollo.

La resolución aprobada da luz verde a la creación de una comisión especial abierta a los 193 estados miembros de la ONU y que se dedicará a llevar las negociaciones del marco regulatorio, el cual no es vinculante.

Además, el texto establece que la comisión se reunirá al menos tres veces: a finales de enero, en mayo y en julio/julio. Las reuniones serán de tres días y se celebrarán en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York.

En las negociaciones están invitados tanto el sector privado como el académico e instituciones internacionales como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

Por su parte, Estados Unidos mostró su objeción a la creación del marco y dijo que era algo que se tenía que negociar en otras instituciones como el FMI.

La votación del viernes es el siguiente paso a la resolución que, impulsada por Argentina y presentada por el G77 más China, fue aprobada por la Asamblea General el 9 de septiembre y en la que se estableció la creación de un marco jurídico multilateral que protegiera a los estados de fondos especulativos.

El texto, que se aprobó con 124 votos a favor, 11 en contra y 41 abstenciones, fue una victoria simbólica para Argentina.

Argentina, declarada por las agencias calificadoras en mora de pagos desde el mes de julio, lleva más de una década de batalla judicial contra varios fondos de inversión estadounidenses, a los que el gobierno argentino llama fondos "buitres", los cuales reclaman el pago total de títulos de deuda gubernamental.

Tales fondos, entre los que se encuentra NML Capital Ltd., del multimillonario Paul Singer, no aceptaron una reducción en los pagos que recibirían según ofreció Argentina en 2005 y 2010, y reclaman que a los acreedores que se negaron a negociar se les pague el total de lo que se les debe, el cual asciende a unos 15.000 millones de dólares.

El litigio hizo que el juez que lleva el caso, Thomas Griesa, de la corte federal de Manhattan, decidiera bloquear el pago de Argentina a los inversionistas que sí acordaron una deuda reestructurada por un monto menor, hasta que no le pague a los fondos que exigen el pago total.

Cecilia Piccioni, diplomática italiana que habló en nombre de la Unión Europea, dijo que el FMI es el foro principal para analizar la reestructuración de deuda extranjera. Advirtió que la UE y sus estados miembros no participarán en una discusión en torno a establecer un marco legal vinculante para la reestructuración de deuda extranjera.