Landon Donovan no piensa en futuro tras Copa MLS

Hasta el pasado fin de semana el inminente retiro de Landon Donovan era una idea nebulosa opacada por partidos, goles y las amplias muestras de afecto que el mundo del deporte le tributaba luego de que tomara esa sorpresiva decisión a mediados de año.

Esta semana Donovan vio la línea de meta. Luego del partido en el Galaxy de Los Ángeles reciba a Nueva Inglaterra el domingo en la tarde por la Copa MLS el mejor jugador estadounidense de la historia quedará voluntariamente sin empleo a los 32 años.

Donovan tiene lo mejor de su vida por delante y planea viajar, ir a la escuela y trabajar con niños.

También le quedaba calidad para jugar unos cuantos años pero sigue decidido a averiguar quién es fuera del mundo deportivo que ha definido toda su vida.

"Sólo trato de pensar en el presente, ya veremos qué sucede después"", dijo Donovan el viernes en el complejo de prácticas del Galaxy. "Por ahora sólo quiero canalizar la emoción en forma adecuada, como todos, y prepararme para un día significativo el domingo. Luego de eso puedo preocuparme por lo que venga".

Donovan busca su cuarto título en la Copa de la MLS, cuando el Galaxy, que sale como favorito, se enfrente al Revolution. El jugador nacido en el sur de California ha llevado la bandera de la MLS por 14 temporadas desdeñando una carrera en Europa para jugar un papel importante en el desarrollo del deporte en Estados Unidos, que ha pasado de ser una liga modesta a una más grande y mejor.

Ahora que se acerca el final, por decisión propia, el máximo anotador en la historia de la MLS no puede evitar una reflexión sobre su trayectoria.

"Ni en un millón de años pude imaginarme jugar contra Thierry Henry en estadios recién construidos", dijo Donovan. "Jamás me habría imaginado jugar con Robbie Keane, un tipo al que admiraba cuando me hice profesional. Jugar al lado de David Beckham por tantos años. Todo eso, si me lo hubieran dicho en 2001, habría respondido que estaban totalmente locos".

Donovan sigue siendo uno de los mejores jugadores de la MLS luego de 14 años y tendrá un papel clave en el intento de su equipo por ganar su quinto título, una marca de la liga, el domingo. Haciendo equipo con Keane, nombrado Jugador Más Valioso de la MLS, y Gyasi Zardes en el ataque, a Donovan le encantaría hacer la diferencia una vez más con su tradicional combinación de habilidad y velocidad.

Aunque en años recientes tuvo dificultades para encontrar una motivación que lo mantuviera en la cancha, al grado de que se tomó un descanso el año pasado, insiste en que aún está hambriento de goles y éxito en el último partido.

El tono de melancolía en la voz de Donovan ha sido detectado por seguidores, periodistas y hasta sus amigos, por lo que muchos esperan que, al final, no se aleje del fútbol. Quizá luego de un largo descanso el amor por la competencia y el deporte que le dijo éxito, fama y una considerable fortuna, revivirá en él.

El futuro de Donovan después del domingo es incierto. Pero aunque deje el campo sin otro trofeo en sus manos, su pasado es seguro.

"Creo que si legado es que se retira como el mejor jugador de la historia en el fútbol de Estados Unidos y es una gran persona", dijo Bruce Arena, extécnico de la selección estadounidense, quien lo dirigió. "Esa es una gran herencia".