Grecia condena préstamo de Museo Británico

Uno de los controvertidos mármoles del Partenón en posesión del Museo Británico fue develado el viernes tras ser enviado en secreto a Rusia, una decisión sorpresiva que escandalizó a Grecia, que ha peleado por años la devolución de las piezas.

La escultura de la discordia, una elegante representación del dios fluvial Ilissos, es la primera de las controvertidas obras en salir de Gran Bretaña en dos siglos. El préstamo también creó dudas sobre el momento en el que ocurre ante el aumento de tensiones entre Rusia y occidente por Ucrania.

Grecia reaccionó con furia.

"¡Los griegos se identifican con nuestra historia y cultura, la cual no puede ser cortada en pedazos, prestada o regalada!", escribió el primer ministro griego Antonis Samaras en un comunicado enardecido. El primer ministro calificó la medida del Museo Británico como una provocación.

El museo anunció el préstamo sólo después de que la escultura, que no tiene cabeza y está reclinada sobre una pieza de tela finamente esculpida que evoca el agua de los ríos, había sido mostrada al Museo Hermitage en San Petersburgo. La escultura se exhibirá del sábado al 18 de enero como parte de una gran muestra para celebrar el 250 aniversario del museo, el más reconocido de Rusia.

Las esculturas han protagonizado una de las disputas culturales más famosas del mundo. Los mármoles adornaron el templo del Partenón en la Acrópolis por más de 2.000 años hasta que fueron retirados al comienzo del siglo XIX por el noble escocés Thomas Bruce, conde de Elgin, cuando era bien visto por la sociedad que la aristocracia recolectara arte antiguo in situ.

Grecia argumenta que las piezas fueron contrabandeadas cuando el país estaba bajo la ocupación turca. El Museo Británico se ha negado a su devolución argumentando que las piezas, conocidas como los Mármoles de Elgin, pueden ser vistas de forma gratuita en Londres por gente de todo el mundo.

Al anunciar el préstamo los directivos del museo describieron la escultura como "una embajadora en piedra de la época dorada de Grecia" cuyo préstamo debería realizarse a pesar de las tensiones entre Gran Bretaña y Rusia.

"Precisamente porque las relaciones entre los países son difíciles es tan importante este tipo de préstamos", dijo el director del Museo Británico Neil MacGregor a la BBC. "Sabemos la relación entre Gran Bretaña y Rusia ha tenido roces en los últimos años. Pero a pesar de esto el Hermitage ha hecho préstamos muy generosos".

MacGregor agregó que esperaba que el gobierno griego estuviera "maravillado".

"Espero que estén muy satisfechos con que una enorme cantidad de público nuevo se pueda acercar a los grandes logros del pueblo antiguo de Grecia. Gente que nunca podrá ir a Atenas o a Londres podrá entender en Rusia parte de los grandes logros de la civilización griega".

El préstamo al Hermitage es la primera vez que alguna de las esculturas griegas sale del museo desde que el parlamento las entregó a sus encargados en 1816, con la excepción de cuando fueron retiradas por seguridad durante la guerra.

___

Las periodistas de The Associated Press Elena Becatoros en Atenas e Irina Titova en San Petersburgo, contribuyeron con este despacho.