Defensa de Seahawks, dura prueba para Eagles

A mediados de octubre una tormenta parecía formarse en el vestuario de los Seahawks (8-4). Los campeones habían ligado derrotas ante Cowboys y Rams, y la salida del wide receiver Percy Harvin desató rumores acerca de mala relación entre Russell Wilson y sus compañeros. Pero tras ese periodo de inestabilidad, la escuadra enderezó el rumbo hasta ganar cinco de sus seis últimos partidos y el domingo visitan a los Eagles (9-3) en un duelo que puede definir al equipo con la mejor marca en la Conferencia Nacional.

Durante esos momentos Seattle tuvo problemas con su ataque, que se ha corregido en fechas recientes. Ante los 49ers, la ofensiva se agrupó detrás de Marshwan Lynch y el poderoso running back acumuló más de 100 yardas arrollando adversarios y retando a los defensas. Con ese esquema, Wilson, que en partidos anteriores cargó con el equipo, regresó a un papel más discreto y no tuvo que correr tan a menudo.

El ataque de Seattle usa muchas jugadas de opción en las que el quarterback decide si entrega la pelota al running back, corre él mismo o lanza un pase corto, pero según declaró Wilson el miércoles el plan es repetir el esquema que les dio éxito contra San Francisco.

"No soy un quarterback que corra, a veces lo hago, pero mi objetivo es entregar la pelota. Es lo que vamos a hacer el domingo, utilizaremos un estilo físico, y los contrarios tienen que respetar a Marshawn Lynch y Robert Turbin", señaló.

Lo dicho por Wilson suena como un reto a la defensa de Eagles, que sin ser espectacular ni la más sólida de la liga, tuvo una buena actuación en el triunfo 33-10 sobre Dallas en la fecha anterior, limitando a DeMarco Murray, líder corredor de la liga, a 73 yardas por tierra. Tampoco les hicieron daño por aire ya que las 199 yardas avanzadas por pase fueron conseguidas mayormente en el último periodo, cuando el marcador estaba decidido.

Hay algo seguro: Filadelfia no basará su esperanza de ganar en la actuación de la defensa sino que su ataque, el más poderoso de la NFL, se medirá en duelo de poder a poder con la mejor defensiva. Seattle es la unidad que concede menos yardas totales, la quinta mejor contra la carrera y la tercera contra el pase, lo que será una verdadera prueba para un ataque de Eagles acostumbrado a agotar a sus oponentes sacando jugadas casi sin descanso.

El esquema de Filadelfia es muy similar al de Seattle. Jugadas de desarrollo rápido en las que el mariscal tiene que tomar decisiones rápidas basadas en los movimientos de la defensa. Curiosamente, el quarterback Mark Sánchez, que nunca había utilizado ese sistema, ha tenido buenos resultados al entrar como remplazo de Nick Foles. La baja del mariscal no significó una catástrofe ya que un Sánchez más consistente que en sus años con los Jets ha mantenido en marcha a una ofensiva que ocupa el cuarto sitio en yardas avanzadas.

El partido vuelve a reunir a viejos conocidos. Pete Carroll, entrenador de Seattle, fue mentor de Sánchez en los Trojans de USC y criticó a su jugador por no regresar a su último año universitario para irse a la NFL. Un año más tarde, en 2010, Carroll también dejó el sur de California para entrar al fútbol americano profesional con Seattle. Sin embargo, el resentimiento se acabó. Según Sánchez, en la pretemporada su entrenador le envió mensajes de texto felicitándolo por volver a jugar luego de un desastroso 2013.

Los Eagles tienen otra arma para dar batalla, LeSean McCoy, el tercer mejor running back de la liga.

Ambas escuadras tienen una unidad que destaca, el ataque por Filadelfia, la defensa por Seattle. Estos equipos ocupan el sitio cuatro y cinco, respectivamente, en el ranking de The Associated Press y el vencedor seguramente estará entre los candidatos al título de la Nacional junto con los Packers.

MOMENTO DE DEFINICIÓN:

Otro duelo involucra a dos candidatos de la división Oeste, tanto de la Nacional como de la Americana. Cardinals, que hace dos semanas tenía la mejor marca de la liga, recibe a unos Chiefs que estuvieron a tiro de piedra de Broncos tras vencer a Seattle. Ambos vienen de dos derrotas consecutivas y un tropiezo más significaría ceder el primer sitio, en caso de Arizona, y abrirle paso a Chargers en el de Kansas City.

Las dos jornadas anteriores han demostrado que no había muchas bases en la afirmación de Bruce Arians, quien dijo que los Cardinals podían seguir ganando con Drew Stanton en los controles una vez que la campaña del quarterback Carson Palmer se acabó por una lesión. Contra Seattle, en la primera de esas caídas, Stanton apenas lanzó para 149 yardas por lo que no es de extrañar que sólo anotaran tres puntos. Ante Atlanta tuvo mejores números, pero 18 puntos ante una de las peores defensas de la liga no es para ser optimista. Arizona tiene una buena defensa contra la carrera, precisamente la fortaleza de los Chiefs. No hay lugar para el error en este choque.

La jornada comenzó el jueves con el triunfo de los Cowboys 41-28 sobre Bears.

En otros partidos el domingo: Steelers visita a Bengals, Ravens a Dolphins, Giants a Titans, Panthers a Saints, Jets a Vikings, y Rams a Redskins. Además, Colts chocan contra Browns, Buccaneers visita a Lions, Texans a Jaguars, Bills a Broncos, 49ers a Raiders y Patriots a Chargers.

El lunes Packers recibe a Falcons.