Museo Británico cede Mármoles de Elgin por 1ra vez

El Museo Británico ha prestado uno de los Mármoles del Partenón al museo Hermitage ruso, la primera vez que una de las esculturas antiguas, reclamadas enérgicamente por Grecia, sale de Gran Bretaña.

La escultura de mármol del dios fluvial Ilissos --una figura masculina recostada proveniente del pedimento occidental del Partenón-- será parte de una gran exhibición de arte griego con la cual el Hermitage conmemora su 250mo aniversario. El museo en San Petersburgo es el más famoso de Rusia.

Los comisarios del museo dijeron el viernes que la escultura es un "embajador de piedra de la edad de oro griega" y que el préstamo debe realizarse a pesar de las tensiones entre Gran Bretaña y Rusia debido a la situación en Ucrania. El préstamo continuará hasta el 18 de enero.

"Los comisarios siempre han creído que deben continuar los préstamos entre museos por encima de los desacuerdos entre gobiernos", dijo el director del museo, Neil MacGregor.

Pero el préstamo sin duda provocará la protesta del gobierno griego, que reclama la devolución permanente de los mármoles a Atenas.

Los mármoles decoraron el Partenón, el templo de la diosa Atenea, en la Acrópolis durante más de 2.000 años, pero fueron retirados a principios del siglo XIX por el noble escocés Thomas Bruces, conde de Elgin, cuando estaban de moda las colecciones de arte antiguo entre la aristocracia.

Atenas dice que fueron retirados cuando Grecia sufría la ocupación turca. El Museo Británico argumenta que en Londres los mármoles están a disposición de una audiencia global que puede verlos gratuitamente.

El reclamo de las esculturas recibió nuevo impulso recientemente cuando la abogada Amal Clooney, la esposa del actor George Clooney, se sumó a la causa griega.

El viaje al Hermitage es la primera vez que las esculturas salen del país. El Parlamento las entregó al museo en 1826 y nunca han salido de ahí salvo para su protección en tiempos de guerra.

Los comisarios dijeron que el préstamo al Hermitage reconoce y celebra "las historias paralelas y objetivos comunes de dos grandes museos".