Impacto de selección de EEUU se refleja en NBA

Desde la primera vez que los Warriors de Golden State entrenaron esta campaña, su nuevo entrenador Steve Kerr notó algo distinto sobre Stephen Curry y Klay Thompson en comparación con el resto del equipo.

El tándem frontal, que recién había ayudado a la selección de Estados Unidos a llevarse la medalla de oro en la Copa del Mundo de básquetbol, estuvo jugando unido todo el verano.

"Ellos sin duda lucieron muy superiores al resto en el campamento de pretemporada", dijo Kerr. "Uno podía notarlo. Se vieron en sintonía desde el primer partido de exhibición, y han jugado grandioso a lo largo de las primeras semanas de la temporada".

Y no son los únicos.

Muchos de los jugadores en esa selección trasladaron el éxito logrado en España a la NBA. Si bien los riesgos de participar dominaron el debate nacional luego de la grave lesión de pierna derecha de Paul George y la salida de Kevin Durant, quienes se mantuvieron creen que hay una relación entre el trabajo de verano y las victorias de esta temporada.

"Cuando uno tiene la oportunidad de hacer algo así, especialmente en el verano, obtiene una especie de motivación y energía rumbo a la temporada", comentó Anthony Davis, que encabeza a Nueva Orleans para el partido en Golden State el jueves por la noche. "Garantiza que uno llegue corriendo a la campaña en lugar de tener que recuperar la condición y retomar el nivel de juego".

Davis llega al duelo del jueves promediando 24,9 puntos, 11,3 rebotes y 3,1 bloqueos por partido, los mejores de su carrera. Thompson y Curry fueron elegidos jugador de la semana de la Conferencia del Oeste en las primeras jornadas de la NBA, y Curry también fue nombrado jugador del mes de la Oeste.

Ambos han llevado a Golden State (15-2) a su mejor inicio de temporada en la historia de la franquicia, incluyendo 10 victorias consecutivas. James Harden también ha hecho que los Rockets de Houston luzcan como candidatos al título, y la dupla conformada por DeMarcus Cousins y Rudy Gay empieza a otorgar relevancia a los Kings de Sacramento luego de ocho años seguidos con foja perdedora.

Los jugadores afirman haberse reincorporado a sus equipos con más confianza, mejor condición física y ansiosos de tener otra oportunidad de competir en el máximo nivel del básquetbol.

"En realidad no había tenido la sensación de jugar en ese tipo de torneo quizá desde universidad, cuando participé en el torneo de la NCAA", afirmó Cousins, que registra los mejores promedios de su carrera con 23,5 puntos, 12,6 rebotes y 1,5 bloqueos por juego.

Pero el impacto de formar parte de la selección estadounidense va más allá de las estadísticas.

Kyrie Irving dijo que el hecho de haber jugado al lado de algunas de las máximas estrellas del deporte le ayudó a prepararse para su papel junto a LeBron James y Kevin Love en los reconstruidos Cavaliers de Cleveland. El pivote de los Pistons de Detroit Andre Drummond aseguró que su participación en la selección de Estados Unidos le enseñó cómo ser un líder. Y la experiencia inspiró a Kenneth Faried, de los Nuggets, a mejorar.

Thompson atribuyó también su crecimiento como jugador a una actitud de seguridad en sí mismo y una mejor comprensión sobre cómo aprovechar su talento al máximo.

"Sabía que podía jugar. Pero me sorprendí a mí mismo y me dio un nuevo sentido de confianza al llegar a la temporada sabiendo que yo podía ser un factor tan importante para un equipo tan grande", dijo Thompson, que promedia 20,9 puntos, el mejor de su carrera, y se ha convertido en uno de los mejores defensores de la liga.

Nadie promedió más de 25 minutos de juego con la selección, y la mayoría dijo que el vencer a Finlandia por 59 puntos, a la República Dominicana por 35 y a Eslovenia por 33 quizá no ayudó mucho a mejorar. Pero la competición que el equipo vivió en los entrenamientos fue intensa y muy distinta a cualquier otra cosa que los jugadores hayan enfrentado.

"Nos obligó a mejorar", dijo Curry. "Y creo que todos salimos sintiendo que lo hicimos".