Brasil en acuerdo con ley de superávit, falta voto

Tras una sesión de 17 horas el Congreso brasileño aprobó el jueves los aspectos generales de una iniciativa que permite al gobierno registrar un déficit pero pospuso la votación de una enmienda del texto para la próxima semana.

La sesión conjunta de la cámara de diputados y senadores se extendió hasta la madrugada por los intentos de la oposición de derribar el polémico proyecto de ley enviado por la presidenta Dilma Rousseff.

Los legisladores de partidos opositores presentaron varias peticiones que aplazaron el voto de la iniciativa y antes de revisar la última propuesta que se sometería a voto indicaron que ya no estaba presente la mayoría necesaria para votar una enmienda.

Aun así el texto base del proyecto fue aprobado por 240 votos a favor y 60 en contra entre los diputados y 40 a favor y 1 en contra entre los senadores.

La iniciativa modifica la ley de presupuesto para que el gobierno pueda incumplir su meta de superávit sin sufrir las consecuencias de un mal manejo fiscal. Después de fracasar en la modificación del texto que otorgaría plena libertad fiscal al gobierno en 2014, la oposición busca una última enmienda para limitar el gasto, la cual se someterá a voto el próximo martes.

La sesión ocurrió un día después de que fuera suspendido el debate por revueltas entre manifestantes, legisladores y policías dentro de la asamblea.

El proyecto de ley elimina una restricción en el cálculo de gastos e ingresos para que aunque registre un déficit el gobierno técnicamente cumpla con la meta de superávit de 1,9% de su producto interno bruto establecida para 2014.

El gobierno acumuló en los primeros nueve meses un déficit de casi 6.000 millones de dólares.

La discusión fue encendida: varios diputados y senadores rechazaron la iniciativa alegando que le otorga una amnistía a Rousseff en vez de sancionarla por no cumplir con su responsabilidad fiscal.

El derrotado candidato presidencial de la oposición Aécio Neves, senador del Partido de la Social Democracia, acusó a Rousseff de mentir sobre el rumbo que tomaría la economía durante la campaña que antecedió su reelección en octubre. "La oposición seguirá firme y continuará diciendo 'no al desgobierno, no a la irresponsabilidad y no al descontrol de la economía''', afirmó Neves.

El gobierno advirtió que si la iniciativa no es aprobada se podrían recortar inversiones y suspender exenciones tributarias.

"Si no alteramos la ley de directrices presupuestarias, no tendremos dinero ni para hablar de modificar recursos públicos, no tendremos dinero para muchas cosas porque tendríamos que someternos a un ajuste brutal", dijo Renan Calheiros, presidente del Senado, quien dirige las sesiones conjuntas de las dos cámaras.