Fuerzas federales asumen seguridad de Acapulco

Policías federales y soldados asumieron el control de la seguridad pública del puerto turístico de Acapulco, en el más reciente esfuerzo de las autoridades por garantizar la tranquilidad de una zona afectada por años por la presencia del narcotráfico.

El gobierno federal anunció el miércoles que las fuerzas federales también realizarán las labores de policía local en más de 20 localidades al norte de Acapulco, en una región conocida como Tierra Caliente y con presencia histórica de carteles de las drogas.

Un plan similar había sido ya puesto en marcha en 16 localidades, con lo cual el número total de lugares bajo control policial federal suman 36.

La operación se anunció en Iguala, una localidad del estado sureño de Guerrero, el cual fue de los primeros municipios en ser controlados por las autoridades federales tras la desaparición ahí de 43 estudiantes de magisterio el 26 de septiembre.

El alcalde José Luis Abarca fue detenido por ser considerado el autor material de la desaparición que sacudió al país. Los alumnos fueron detenidos por policías corruptos de Iguala y luego entregados a un grupo del narcotráfico.

El comisionado nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido, dijo que los patrullajes estarán bajo supervisión militar y tendrán como propósito atacar a los grupos del narcotráfico y también la corrupción de autoridades municipales.

Tierra Caliente, que cubre algunas partes fronterizas entre los estados de Guerrero, Michoacán, Morelos y el Estado de México, ha padecido extorsiones, secuestros, tráficos de drogas y cultivo de enervantes.

Rubido dijo que la inseguridad en la zona se explica por "la presencia de organizaciones delictivas dedicadas a la producción y comercialización de distintas drogas, así como a la debilidad institucional producto de la intimidación o de la cooptación por parte de grupos delictivos".

Acapulco, en el Pacífico mexicano y en los años recientes frecuentado principalmente por turistas nacionales, se ha visto afectado por la cancelación de reservaciones.

A finales de noviembre, la embajada de Estados Unidos recomendó a sus ciudadanos a evitar viajes no necesarios al puerto, por tierra o aire.

Manifestantes que exigen justicia por la desaparición de los estudiantes han realizado diversas manifestaciones y bloqueos en diversas zonas de Guerrero, incluido Acapulco.

A principios de noviembre, los manifestantes bloquearon por horas el aeropuerto de Acapulco, lo cual provocó que muchos turistas cancelaran reservaciones que habían hecho.

"Las fuerzas federales asumen las tareas de seguridad en el puerto de Acapulco... (y) se trabajará para establecer condiciones de seguridad permanentes, pero que, en lo inmediato y de cara al periodo vacacional de fin de año, permitan dotar a los ciudadanos de la certeza de que gozarán de las garantías necesarias para disfrutar de su periodo de asueto", señaló Rubido.