EEUU: Coalición de estados demanda por inmigración

Una coalición de 17 estados entabló el miércoles una demanda por la reciente acción ejecutiva del presidente Barack Obama sobre inmigración, alegando que la medida "atropella" fracciones clave de la Constitución de Estados Unidos.

Muchos líderes republicanos han criticado la medida unilateral de Obama, la cual fue diseñada para proteger de la deportación a millones de personas que viven en el país sin la debida autorización. Pero el gobernador electo de Texas, Greg Abbott, fue más allá y presentó una impugnación legal formal en la corte federal del distrito sur del estado.

A Texas se le sumaron otros 16 estados, la mayoría conservadores del sur y el centro-norte, como Alabama, Georgia, Idaho, Indiana y las Carolinas. No solicitan una indemnización monetaria, sino que buscan que los tribunales bloqueen las medidas de Obama.

Aunque Abbott llevaba semanas prometiendo que su estado demandaría, la amplitud de la coalición que Texas organizó sorprendió tanto a los partidarios como a los opositores de la orden ejecutiva del presidente.

Bajo la orden del mandatario, anunciada el 20 de noviembre, la protección para no ser deportado y el derecho a trabajar serán extendidas a aproximadamente 4,1 millones de padres de ciudadanos estadounidenses y residentes permanentes legales que han vivido en Estados Unidos durante cuando menos cinco años y a cientos de miles de jóvenes más.

La demanda plantea dos objeciones principales: 1) que Obama violó la cláusula de cuidar que las leyes se cumplan como marca la Constitución federal, y que Abbott dijo limita el alcance del poder presidencial; y 2) que la orden ejecutiva del mandatario "exacerbará la crisis humanitaria a lo largo de la frontera sur, lo cual afectará el incremento en la inversión estatal en fuerzas policiales, cuidado de la salud y educación".

Abbot dijo que depende del presidente "ejecutar la ley, no elaborar leyes de facto".

Brandi Hoffine, portavoz de la Casa Blanca, repitió la respuesta del gobierno a otras críticas a la orden ejecutiva de Obama: el presidente no actuó al margen de la ley.

"La Corte Suprema y el Congreso han especificado claramente que las autoridades federales pueden establecer prioridades a la hora de hacer valer nuestras leyes de inmigración", señaló.

Decisiones pasadas del máximo tribunal les han concedido a las autoridades que regulan a los inmigrantes "amplia discreción" en asuntos de deportación, y decenas de eruditos legales ya han escrito en respaldo de las acciones ejecutivas de Obama en torno al tema.

Presidentes republicanos, incluido Ronald Reagan, han emitido órdenes ejecutivas en el pasado relacionadas con la inmigración, pero Abbott dijo que ésas se tomaron en respuesta a acciones del Congreso y sostuvo que precedentes de la Corte Suprema mostrarían que Obama está abusando del poder.

"Nos unimos a esta demanda para hacer frente una vez más junto con otros procuradores estatales y gobernadores a un poder ejecutivo fuera de control", afirmó Patrick Morrisey, procurador de Virginia Occidental, en un comunicado.

Mientras tanto, el director general de un organismo sin fines de lucro en pro de los hispanos dijo que los estados involucrados en la demanda "han escuchado a una facción de derecha, xenofóbica, de su partido" y están "del lado equivocado de la historia".

"Hemos visto que los latinos, en forma abrumadora, están unidos en respaldo de las acciones del presidente", dijo Arturo Carmona, director de Presente.org, que tiene más de 300.000 integrantes. "Los republicanos sufrirán las consecuencias en (las elecciones de) noviembre de 2016".

Elegido gobernador por amplia mayoría el mes pasado, Abbott ha fungido como procurador de Texas desde 2002. La del miércoles es la 31ra ocasión en que ha demandado al gobierno federal desde que Obama asumió el puesto.

Muchas de ellas fueron sobre regulaciones ambientales o sobre la ley de cuidados asequibles de salud, promovida por la Casa Blanca.

La demanda podría hacer que las cosas se tornen incómodas el viernes, cuando Abbott viaje a Washington para reunirse con el mandatario como parte de un grupo de gobernadores recién elegidos.

Rick Perry, actual gobernador de Texas y posible contendiente por la presidencia en 2016, que dejará el puesto en enero, también habló el miércoles contra la orden ejecutiva horas antes del anuncio de Abbott. Dijo que la medida de Obama podría generar una nueva ola de personas que intenten ingresar a Estados Unidos sin permiso y crear un caos que los contrabandistas de drogas y de personas podrían aprovechar.

"De hecho, su acción colocó un letrero de luz neón en nuestra frontera, asegurándole a la gente que podían soslayar la ley de Estados Unidos", afirmó Perry, que ha enviado a la frontera a 1.000 efectivos de la Guardia Nacional.

Perry y otros conservadores de Texas han dicho que la orden ejecutiva de Obama en 2012 que demoraba la deportación de personas traídas por sus padres a Estados Unidos sin autorización cuando eran niños desató una oleada de menores inmigrantes que viajaban sin acompañante y de familias, la mayoría provenientes de Centroamérica, los cuales ingresaron a territorio estadounidense a mediados de año.

Los activistas en pro de los inmigrantes rechazan lo anterior, y dicen que el flujo fue provocado por diversos factores.

Pero Abbott cree que su estado puede pronosticar los efectos de la medida más reciente de Obama basándose en lo ocurrido luego de la orden de 2012.

"Texas", señaló, "ha estado en el epicentro de los resultados de la acción ejecutiva del presidente".

__

Interactivo AP:

http://hosted.ap.org/interactives/2013/reforma-migratoria/

__

El periodista Jim Kuhnhenn de The Associated Press en Washington, D.C., contribuyó con este despacho.