Gripe aviar infecta a 4 granjas avícolas en Canadá

Cuatro granjas avícolas en el suroeste de Canadá están bajo cuarentena por un brote de influenza aviar y serán sacrificados miles de pollos y pavos, dijeron las autoridades.

La Agencia de Inspección de Alimentos de Canadá informó que otras dos granjas más fueron puestas bajo cuarentena, un día después de anunciar esa medida para otras dos.

No se han reportado casos de seres humanos infectados.

El domingo se realizaron análisis para determinar con precisión la cepa del virus tras informarse de la muerte de aves en un criadero de pavos de Abbotsford y uno de pollos en Chilliwack.

Los dos establecimientos se encuentran a unos ocho kilómetros el uno del otro en el Valle Fraser, al este de Vancouver.

El criadero de Abbotsford tenía 11.000 pavos para sacrificar para Navidad. La mitad murieron de gripe aviar. En el criadero de Chilliwack murieron alrededor de 1.000 de sus 7.000 pollos.

Se desconocen las cifras de las dos nuevas granjas en cuarentena.

"Están en cuarentena debido a la sospecha. Las pruebas revelarán si tienen influenza o no", dijo Harpreet Kochhar, jefe veterinario de Canadá.

Agregó que las aves han sido movidas entre varios criaderos.

Las aves restantes serán sacrificadas con anhídrido carbónico y reducidas a fertilizante, dijo Jane Pritchard, principal autoridad veterinaria de Columbia Británica.

Se espera que los resultados previstos para el jueves revelen si el virus es de la peligrosa cepa H5N1 u otra variante, dijo el jefe de salud provincial Perry Kendall.

Además se realizarán análisis a las aves en 10 kilómetros a la redonda de los criaderos infectados.

Kochhar dijo que la fuente de infección no se conoce todavía. Agregó que el objetivo es evitar que se propague la infección. Informó que Hong Kong suspendió la importación de aves provenientes del Valle Fraser y que Canadá ha estado en comunicación con Estados Unidos, Japón y la Unión Europea por el brote.

En 2004, autoridades de salud ordenaron que 17 millones de pavos, pollos y otras aves domésticas fueran sacrificadas para contener un brote de influenza aviar en 42 criaderos en el Valle Fraser, lo que costó cientos de millones de dólares a la industria.

La influenza representa un riesgo para las personas que comen carne de ave mal cocida o mal manejada. En casos raros el virus puede transmitirse a personas que hayan estado en contacto cercano con las aves, dijeron las autoridades de salud.