El papa pide la verdad en caso de Wesolowski

El papa Francisco expresó el miércoles la importancia de que prevalezca la verdad en el caso del arzobispo polaco Jozef Wesolowski, quien fuera nuncio en República Dominicana y está bajo arresto domiciliario en el Vaticano acusado de pedofilia.

Así lo señaló el procurador general de República Dominicana Francisco Domínguez Brito, quien se encontró con el pontífice al término de la audiencia pública de los miércoles.

En un comunicado, Domínguez Brito dijo que el papa "le expresó la importancia de que prevalezca siempre la verdad y que las instituciones judiciales de ambos Estados actúen con plena libertad y dentro del marco de las normas".

La Congregación para la Doctrina de la Fe concluyó en junio que Wesolowski, de 66 años, es culpable de abusar sexualmente de niños y lo condenó a laicización, lo que significa que no puede ejercer el sacerdocio ni presentarse como sacerdote.

Wesolowski fue embajador de la Santa Sede en República Dominicana desde 2008 hasta su destitución en agosto del año pasado.

En el encuentro con Francisco participó una delegación que acompaña a Domínguez Brito: la fiscal titular de Santiago, Luisa Liranzo, el diputado Víctor Suárez, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados y Tessie Sánchez, directora de comunicaciones y prensa de la Procuraduría General dominicana.

Por su parte, el portavoz del Vaticano, padre Federico Lombardi, informó que Domínguez Brito se reunió también con el promotor de justicia del tribunal del Vaticano, Gian Piero Milano, por el proceso y las investigaciones que se realizan sobre Wesolowski.

La reunión fue "útil para las dos partes por la complejidad de la investigación".

"La magistratura del Vaticano, continuando las investigaciones, realizó el primer interrogatorio al imputado y proseguirán otros", agregó.

Precisó que por cuestiones de salud "Wesolowski fue autorizado a una cierta libertad de movimiento" pero se mantiene la obligación de permanecer dentro del Vaticano y sujeto a limitaciones en las comunicaciones con el exterior.

Domínguez Brito pidió el martes a la Santa Sede que impusiera un castigo ejemplar a Wesolowski cuando se entrevistó con los representantes de la justicia del Vaticano. Reconoció que la jurisdicción es competencia de la Santa Sede pero insistió "en el particular interés de su país en que se haga justicia".

La Procuraduría dominicana realizó una investigación sobre los presuntos abusos sexuales cometidos por Wesolowski entre 2008 y 2013 y entregó todo el expediente al Vaticano, ante la imposibilidad legal de que el exnuncio sea extraditado. República Dominicana carece de tratados de extradición con la Santa Sede y con Polonia.

Antes de su visita a la Santa Sede, Domínguez Brito se reunió en Varsovia con el procurador polaco Andrzy Seremet para dialogar sobre el proceso contra Wesolowski y Wojciech Waldemar Gil, otro sacerdote polaco detenido en el país europeo acusado de abuso sexual de varios menores de edad en República Dominicana.