Timochenko invita a Fuerzas Armadas a dialogar

El máximo comandante de la guerrilla de las FARC, alias "Timochenko" o "Timoleón Jiménez", invitó a las fuerzas militares y de policía a dialogar luego de que el domingo pasado su grupo rebelde dejó en libertad a un general del ejército al que mantuvo retenido durante dos semanas.

"Creemos, general (Rubén Darío) Alzate, que alguna voz cuerda debe brotar del seno de las fuerzas armadas, tras medio siglo de fallidas operaciones para exterminar la oposición política", sostuvo el jefe guerrillero en una carta publicada en la cuenta oficial de las FARC en Twitter.

La misiva está fechada desde las "Montañas de Colombia" el 30 de noviembre, pero sólo trascendió la noche del martes.

Según Timochenko, cuyo verdadero nombre es Rodrigo Londoño Echeverry, "nuestro comandante Manuel Marulanda Vélez (fundador de las FARC) siempre mostró interés por dialogar con los mandos militares sobre el tema de la paz, lo cual nunca se ha permitido bajo la excusa de que las fuerzas armadas no son deliberantes. Ustedes saben tan bien como nosotros que no es así. Su voz pesa y define muchas cosas. Es mucho lo que podríamos hablar sobre eso".

Sobre el caso concreto del general Alzate, el máximo jefe de la guerrilla enfatizó en que "su captura ha contribuido sin duda a poner las cosas en un lugar más justo" entre otros motivos porque "usted tuvo oportunidad de marchar con unidades nuestras en medio de la enorme persecución ordenada, y sabe bien que tampoco están integradas por los seres perversos descritos en los partes oficiales".

Alzate, al decir de Timochenko, "conversó tranquila y largamente con varios de nuestros mandos y combatientes, después de ser detenido y conducido por ellos. Estoy seguro de que el tema de la paz y las conversaciones de La Habana hicieron parte de esos intercambios. Por lo que dicen nuestros muchachos al respecto, usted tampoco pareció un hombre intolerante y rudo, sino alguien con el que se podía hablar".

Alzate, junto a un suboficial y una abogada fueron entregados el domingo por las FARC al Comité Internacional de la Cruz Roja en el departamento de Chocó, en el oeste colombiano.

No está claro aún qué estaba haciendo el oficial sin su esquema de seguridad en una región invadida por guerrilla, bandas criminales y narcotraficantes.

Alzate, que el lunes renunció a su cargo después de vestir el uniforme por más de 30 años, ha dicho que, si bien se equivocó al romper su esquema de seguridad, se desplazó hasta el sitio conocido como Las Mercedes, en Chocó, con el propósito de adelantar labores sociales.

El presidente Juan Manuel Santos, que desde la noche del lunes aceptó la dimisión de Alzate, enfatizó el martes que el capítulo de la retención del general estaba cerrado.

Desde fines de 2012, el gobierno de Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia adelantan en Cuba un proceso de paz para tratar de poner fin a 50 años de confrontaciones entre las partes.

Apenas Alzate fue liberado, la delegación negociadora del gobierno viajó a la capital cubana. Sin embargo, todavía las negociaciones no se han reanudado entre otras cosas porque, al decir de Timochenko, el presidente se precipitó al suspender el proceso de paz como consecuencia de la retención del mencionado general del ejército.