MSF critica a Grecia por su atención a refugiados

Miles de hombres, mujeres y niños que huyen de países azotados por la guerra se enfrentan a terribles condiciones de retención y a un sistema de recepción disfuncional tras arriesgar sus vidas en barcos clandestinos para llegar a las islas griegas del mar Egeo, advirtió el miércoles una ONG médica internacional.

Un informe de Médicos Sin Fronteras (MSF) dijo que muchos refugiados, exhaustos y a menudo empapados tras su travesía por el mar, pasan días durmiendo a la intemperie o apiñados en pequeñas celdas policiales antes de ser trasladados al continente.

"Hemos visto un hacinamiento intolerable, con 53 personas apiñadas en una celda para seis", dijo el coordinador de MSF en la zona, Kostas Georgakas. "Lo poco que se les ofrece tras un viaje tan agotador es vergonzoso y peligroso para su salud".

Junto con Italia, Grecia - que se enfrenta a serios problemas económicos - es un destino principal para refugiados e inmigrantes de Oriente Medio y África en busca de una vida mejor en Europa. La semana pasada, 591 personas-- en su mayoría sirios -- llegaron a Creta en un barco que tuvo que ser remolcado.

Los sirios suponen más de 90% de los 14.000 emigrantes que llegaron a las islas del Dodecaneso -- un importante destino turístico -- este año. Tienen derecho, y se les concede con rapidez, al estatus de refugiados en Grecia, pero la mayoría prefiere irse a otros países europeos.

Un equipo móvil de MSF proporciona atención médica, sacos de dormir y artículos de higiene en el Dodecaneso, donde la llega de inmigrantes, entre los que hay familias, niños no acompañados y personas de edad avanzada, se ha multiplicado por seis durante 2013 a medida que empeoró la situación en Siria.

El jefe de MSF en Grecia, Apostolos Veizis, dijo a la Associated Press que el estado no hace un reconocimiento médico a los inmigrantes que llegan a las Islas del Dodecaneso, donde las autoridades planean construir un centro de acogida el año que viene. Describió condiciones especialmente pobres en la isla de Symi, cerca de Rhodas.

"La zona de recepción está a unos pasos del edificio de la Autoridad Portuaria y en el balcón de la comisaría de policía", dijo. "Hay un inodoro atascado que no funciona (...). Las autoridades reconocen que existe el problema, pero la pregunta es, ¿qué hacen al respecto?".