Republicanos buscan revocar medidas migratorias

Ante el receso de fin de año, los republicanos en la Cámara de Representantes enfrentaban dificultades el martes para ponerse de acuerdo sobre un plan que evite el cierre parcial del gobierno la semana entrante y desafíe al mismo tiempo la decisión del presidente Barack Obama de evitar la deportación de millones de inmigrantes.

Una iniciativa bipartidista para ampliar la vigencia de decenas de reducciones fiscales de próxima expiración tenía más segura la aprobación, aun cuando debido a ella podría incrementarse el déficit presupuestario en 44.000 millones de dólares en una década.

Los republicanos han expresado su apoyo a la propuesta aun cuando consideran emprender el año entrante una fuerte campaña contra el déficit fiscal, en tanto que la Casa Blanca dejó entrever que el mandatario firmaría la medida con vigencia de un año después de que amenazara con vetar la versión de más largo plazo.

Los impuestos, el gasto y la inmigración son los temas dominantes en las últimas semanas de un Congreso de dos años que ha sido escenario de estancamientos bipartidistas, y que al parecer se enfila definitivamente hacia un enfrentamiento por no decir más.

Al cabo de una reunión privada con legisladores republicanos de la Cámara de Representantes, el presidente de esa instancia, John Boehner, de Ohio, dijo que las medidas migratorias anunciadas por Obama constituyen una "infracción seria contra nuestra carta magna".

El gobierno de Obama reviró. "La realidad es que, durante décadas, los presidentes han utilizado la autoridad ejecutiva para actualizar la política de inmigración", afirmó el titular del Departamento de Seguridad Nacional, Jeh C. Johnson, ante una comisión de la Cámara de Representantes.

Johnson afirmó que estaba "totalmente satisfecho" de que el presidente actuara dentro de su autoridad para ordenar a las agencias federales no considerar una prioridad la deportación de inmigrantes si éstos son respetuosos de la ley.

Los republicanos han censurado el proceder del mandatario, aunque algunos dijeron que sus oportunidades de lograr un aplazamiento de las medidas de Obama serán mayores cuando el partido asuma en enero el control del Senado.