Muere saxofonista de los Rolling Stones Bobby Keys

Bobby Keys un saxofonista que toda su vida amó el rock and roll y tocó en discos de Buddy Holly y John Lennon, además de interpretar los impresionantes solos de "Brown Sugar" de los Rolling Stones, murió en su casa en Franklin, Tennessee. Tenía 70 años.

Michael Webb, quien tocó el teclado con Keys, dijo que el saxofonista falleció el martes tras una larga enfermedad. Keys había salido de gira con los Stones a principios de año antes de que sus problemas de salud le impidieran tocar.

"Los Rolling Stones están devastados por la pérdida de su muy querido amigo y legendario saxofonista, Bobby Keys", dijo la banda en un comunicado. "Bobby hizo una contribución musical única a la banda desde los años 60. Lo extrañarán profundamente".

Famoso por sus mejillas redondas y su estilo estridente, el originario de Lubbock, Texas, nació el mismo día que Keith Richards, el 18 de diciembre de 1943, y el guitarrista de los Stones solía mencionar a Keys como su hermano del alma y músico favorito.

Además de "Brown Sugar" Keys también tocaba solos en piezas favoritas de los Stones como la pieza de 7 minutos "Can't You Hear Me Knocking" y la pieza estilo country "Sweet Virginia". Otro de los puntos destacados de su carrera incluyen la popular canción de John Lennon "Whatever Gets You Through the Night" y discos de Richards, George Harrison, Barbra Streisand y Eric Clapton.

"Perdí al mejor amigo del mundo, no puedo explicar la sensación de tristeza que tengo, aunque Bobby me diría que recuperara los ánimos", dijo Richards en un comunicado.

La carrera de Keys se remontaba a la década de 1950, cuando siendo adolescente se presentó con otro originario de Lubbock, Holly, y The Crickets. Conoció a los Stones en los 60 en una feria de San Antonio Texas en la que compartían cartel, y estaba consternado porque los rockeros británicos habían hecho una versión de "Not Fade Away" de Holly.

"Dije '¡hey!, esa es la canción de Buddy''', recordó Keys en la memoria de Richards "Life", publicada en 2010. "¿Quiénes son esos tipos demacrados que hablan chistoso con patas flacas para venir a aprovecharse de la canción de Buddy?"

Pero una vez que Keys escuchó más de cerca llegó a la conclusión de que los Stones estaban tocando "rock and roll de verdad", una opinión que los Stones también tenían sobre él. Keys grabó por primera vez con los Stones en la década de 1960 y siguió colaborando con ellos de manera intermitente a lo largo de los años, su trabajo está en tres de los álbumes más aclamados del grupo: "Let It Bleed", "Sticky Fingers" y "Exile on Main Street".

Al igual que Richards, Keys tuvo problemas con las drogas y se volvió adicto a la heroína, por lo que tuvo que separarse temporalmente del grupo. Pero en los últimos 25 años los acompañó en todas sus giras importantes, cumpliendo siempre con el solo de "Brown Sugar".

Las memorias de Keys, "Every Night's a Saturday Night", fueron publicadas en 2012, con un prefacio de Richards. En el libro Keys recordaba que entró en contacto por primera vez con el rock 'n' roll a través de la música de Holly. No fue en la radio sino en la inauguración de una gasolinera en Texas cerca de la casa de los abuelos de Keys. Era la primera vez que escuchaba una guitarra eléctrica en vivo.

"Y justo en ese momento supe que quería tener algo que ver con esa música", explicó Keys. Holly "encendió un fuego que empezó a arder y sigue ardiendo hasta ahora".