Automotrices harán pesquisa sobre bolsas de aire

Por lo menos siete compañías automotrices unirán fuerzas para hallar la causa de un problema con las bolsas de aire instaladas en sus vehículos y determinar cuántos de éstos deberán repararse en consecuencia.

Los infladores de ciertas bolsas de aire fabricadas por el proveedor japonés Takata Corp. pueden estallar con demasiada fuerza y lanzar esquirlas de metal hacia el habitáculo del vehículo.

Hasta el momento, 14 millones de vehículos en el mundo han sido llamados a reparación debido al problema, 8 millones de ellos en Estados Unidos. Takata todavía no informa de una causa, aun cuando las reparaciones comenzaron hace una década.

El gobierno de Estados Unidos quiere que Takata y las compañías automotrices incluyan millones de autos que circulan en el país en los llamados a revisión, que actualmente se limitan a áreas con alta humedad. Las compañías indicaron el martes que quieren hacer sus propias pruebas, adicionales a las que realiza Takata.

Toyota y Honda lideran los exhortos para que se realice una investigación que incluya a toda la industria. Toyota expresó en un comunicado que pedirá coordinación en el sector para contratar a una firma independiente de ingeniería, y que todas las compañías afectadas compartirían los resultados para determinar cómo solucionar el problema. Hasta el momento, General Motors, Nissan, Subaru, Chrysler y Ford han aceptado cooperar. Un analista de la industria insinuó que las automotrices sienten que Takata está tardando demasiado en hallar la causa del problema.

Takata tiene hasta la medianoche de este martes para aceptar un llamado nacional a reparación de las bolsas de aire del lado del conductor, o enfrentará multas civiles y acciones legales por parte de la Administración Nacional de Seguridad en las Carreteras (NHTSA).

El Departamento del Transporte, que supervisa a la NHTSA, dijo el martes por la noche que la agencia recibió una respuesta de Takata y la estaba evaluando.

En Tokio, el portavoz de Takata, Hideyuki Matsumoto, dijo el miércoles que la respuesta de la compañía no era "ni un sí ni un no", sino que la compañía había dicho a la NHTSA que cooperará con las automotrices en lo que decidan sobre el alcance de los llamados a revisión. Indicó que corresponde a las automotrices tomar una decisión, no a Takata.

Algunos de los llamados más grandes implementados hasta el momento han sido en regiones de gran humedad en el sur de Estados Unidos, además de Hawai y algunos territorios. La NHTSA ha dicho que la exposición prolongada a la humedad puede provocar que la sustancia propulsora del inflador arda más rápido de lo normal, lo que a su vez puede hacer que explote el contenedor del inflador. Se ha culpado a la falla por la muerte de al menos cinco personas en el mundo.

___

Marcy Gordon contribuyó desde Washington, D.C.; Yuri Kageyama contribuyó desde Tokio.