Atlético expulsa a 7 socios por trifulca fatal

Atlético de Madrid expulsó el martes a siete socios del club y a un grupo de barrabravas identificados por la policía como participantes en una brutal trifulca con hinchas del Deportivo de La Coruña en la que murió un hombre.

"Entre los identificados se encuentran un total de 15 personas que dicen ser seguidores del Atlético de Madrid, de los cuales, siete eran socios abonados del club, uno era socio no abonado y siete no son socios de la entidad", informó el club en una declaración difundida mediante su página oficial en internet.

"Todos los socios han sido expulsados en forma inmediata, causando baja permanente como socios y sin posibilidad de volver a serlo en el futuro, mientras que los que los que no son socios no podrán darse nunca de alta como tales".

Atlético dijo además que prohibió al "Frente Atlético" la entrada al Estadio Vicente Calderón. Ese grupo figura entre identificados por la policía como participantes en la pelea callejera.

"Una cosa es expulsar y otra muy diferente es disolver. Hace unos días me preguntaban si vamos a disolver la peña. No soy quién para ello, lo que vamos a hacer es expulsar a la peña de los eventos en el Vicente Calderón", indicó el consejero-delegado del Atlético, Miguel Angel Gil, según declaraciones divulgadas por la agencia Europa Press.

"A los que no entienden que los valores del deporte van asociados a la convivencia y a venir con la familia, les digo que sobráis, que no tenéis que venir aquí nunca", agregó.

El entrenador argentino del Atlético, Diego Simeone, deploró la violencia ocurrida en las inmediaciones del estadio, horas antes de que el Atlético recibiera al Depor en la capital.

"Repito una vez desde nuestro lugar que tenemos: Condenar la violencia en todos los sentidos y esperar que la gente trabaje en consecuencia para que todos vivamos en paz", comentó el estratega. "Estas situaciones no son buenas ni para la sociedad ni para la gente que vamos al campo".

La trifulca del domingo dejó muerto a Francisco Javier Romero Taboada, de 43 años, que falleció en el hospital luego que socorristas le sacasen de un río al que cayó durante la pelea.

Deportivo informó por su parte que cerraría durante sus próximos dos partidos una sección de su estadio Riazor, frecuentada por barrabravas. En ambos encuentros enfrentará al Málaga, el primero por la Copa del Rey el miércoles y el segundo por la liga el sábado.

El presidente del club gallego Tino Fernández consideró que la medida tiene un carácter "simbólico".

Fernández añadió que el club seguía investigando los hechos de violencia, lo mismo que las autoridades deportivas españolas.

En un comunicado difundido por un tribunal madrileño, se informó que los 21 sujetos detenidos por la policía pertenecían a grupos de ultras. Cuatro militaban en el "Frente Atlético" y los demás en los "Riazor Blues", "Bukaneros" y "Allkor Hooligans".

Los choques sobre una vía peatonal pavimentada en las márgenes del Manzanares dejaron también 11 lesionados leves.