Campaña papal contra esclavitud recibe apoyo

Líderes religiosos de media docena de confesiones se han plegado a una nueva iniciativa del Vaticano para poner fin a la esclavitud moderna para el 2020, declarando que el tráfico de seres humanos, los trabajos forzados y la prostitución son crímenes de lesa humanidad.

El papa Francisco y el arzobispo anglicano de Canterbury, Justin Welby, firmaron una declaración conjunta contra la esclavitud moderna el martes junto con el gurú hindú Mata Amritanandamayi, conocido como Amma, y representantes budistas, judíos y musulmanes tanto suniés como chiís.

Los firmantes se comprometen a hacer todo cuanto está en su poder y dentro de sus comunidades religiosas para liberar a las 35 millones de personas esclavizadas en el mundo para el 2020.

Francisco ha declarado que la eliminación del tráfico y la esclavitud es una de las prioridades cruciales de su pontificado, y ha instruido a la Academia Pontificia de Ciencias que le dedique conferencias y estudios. Meses atrás, la Santa Sede anunció Red Global para la Libertad, una iniciativa para alentar a gobiernos, empresas, instituciones educativas y religiosas a eliminar el trabajo esclavo de sus empresas proveedoras.

El titular de la academia pontificia, obispo Marcelo Sánchez Sorondo, dijo que el interés de Francisco deriva tanto del Evangelio como de su obra entre los barrios más pobres cuando era arzobispo de Buenos Aires.

"Aquí entró en contacto con la situación de la droga, la situación de los marginados, y lógicamente la forma más drástica de marginación es la esclavitud, que es el trabajo forzado y la prostitución", dijo Sánchez Sorondo en una entrevista antes de la ceremonia.