350.000 niños quedarán fuera de plan de Obama

El último plan de suspensión de deportación ordenado por presidente Barack Obama no cubrirá a unos 350.000 menores y 245.000 inmigrantes que viven en el país de manera ilegal con hijos estadounidenses, de acuerdo con un estudio divulgado el lunes por el Centro de Investigaciones Pew.

Los menores en cuestión quedarían fuera porque no cumplirían con ciertos requisitos para el grupo de inmigrantes llamados dreamers, como haber llegado al país hace más de cinco años, según el análisis del Centro. Los inmigrantes con hijos estadounidenses, entre tanto, no se beneficiarían porque entraron al país en los últimos cinco años.

Se llaman dreamers a ciertos jóvenes que fueron traídos de niños al país de manera ilegal.

El análisis se enfoca en la segunda orden emitida el mes pasado, que ofrece suspensión de deportación por tres años y permisos de trabajo. El plan mayormente protege a más dreamers y abarca a padres que viven en el país de manera ilegal desde al menos cinco años y tienen hijos ciudadanos o residentes legales.

El primer decreto presidencial sobre este asunto, para proteger a los dreamers, lo hizo hace dos años.

Ambos planes podrían beneficiar hasta el 48% de los 11,2 millones de inmigrantes sin autorización, según el Pew. Alrededor de cuatro millones de estos inmigrantes serían padres que quedarían amparados bajo el segundo plan por tener hijos autorizados para vivir legalmente en el país.

Si bien 5,8 millones no podrían beneficiarse de estas medidas, unos 200.000 podrían aplicar a ambos planes, ya sea debido a la expansión del plan para dreamers o porque tienen hijos ciudadanos y han vivido en el país por al menos cinco años, agregó el Centro.

Los hombres no aptos para regularizar su estatus migratorio son mayormente solteros (64. En comparación, el 36% de los hombres aptos son solteros.