Rusia: Médicos protestan contra recortes en salud

Cuando menos 5.000 rusos marcharon el domingo por las calles de Moscú para protestar contra los planes de despedir a miles de doctores y cerrar numerosos hospitales en la capital ante las dificultades económicas del país.

Médicos, pacientes y otros desafiaron el frío para expresar su rechazo a la actual reforma de salud para la capital, la cual podría implicar que 10.000 médicos pierdan sus trabajos y 28 hospitales y clínicas cierren sus puertas a principios del año entrante.

La movilización del domingo siguió a otra de médicos que tuvo lugar a principios de noviembre que fue la primera protesta social en una década en Rusia.

Los apuros presupuestarios se han agravado ante las dificultades económicas derivadas de la caída de los precios del petróleo, la depreciación de la moneda nacional y las sanciones occidentales por la participación del país en la guerra que se ha cobrado numerosas vidas en el este de Ucrania.

Muchos de los manifestantes llevaban batas blancas encima de sus chaquetas de invierno. Algunos llevaban pancartas con los nombres de los hospitales que serán cerrados.

"Ahorren dinero en la guerra, no en los médicos", decía una de las pancartas.

En su defensa de la reforma, las autoridades afirman que es muy necesaria para modernizar un sistema de atención de salud decrépito que data de la era soviética y para cerrar hospitales ineficientes.

También afirman que es una medida para cumplir el compromiso electoral del presidente Vladimir Putin de duplicar en 2018 los sueldos de los doctores respecto del promedio actual.

Los manifestantes censuraron no sólo los recortes, sino también el secreto que ha rodeado a la reforma, cuyos detalles se hicieron públicos después de una filtración a la prensa ocurrida en octubre.

"Estamos aquí para mostrar nuestra solidaridad", dijo Tatyana Korshunova, de 69 años, que trabaja en un centro de investigaciones. "Nadie nos explicó nada, no hubo debate (sobre la reforma)", agregó.