Empresarios apoyan reforma migratoria

Destacados líderes empresarios y del Partido Republicano realizaron un foro en Nashville el miércoles para generar apoyo a la reforma inmigratoria entre legisladores y público en general.

El Senado aprobó un proyecto amplio en junio que incluye seguridad fronteriza, aplicación de las leyes laborales y acceso a la ciudadanía. Pero la mayoría de los republicanos en la cámara baja se oponen a este último aspecto, lo cual genera temores de que no se podrá llegar a un acuerdo.

Una de las intenciones del foro era mantener el impulso a favor de la reforma durante el receso legislativo.

Frente a un auditorio en el que se encontraban representantes de la legisladora Marsha Blackburn y los senadores Lamar Alexander y Bob Corker, republicanos todos, el vicepresidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, Randy Johnson, rechazó el argumento de que la reforma inmigratoria está condenada a fracasar otra vez.

Johnson dijo que se ha producido una "alteración sísmica" en años recientes y ahora mucha gente coincide en la necesidad de un estatus legal para los inmigrantes.

"Las cosas han cambiado", dijo el empresario. "Hace seis años, la gente decía que cualquier medida que no fuera la deportación equivalía a una amnistía".

Destacó también que muchos cristianos conservadores se opusieron a la reforma inmigratoria cuando llegó al Congreso en ocasiones anteriores, mientras que ahora se ha formado una coalición de cristianos evangélicos para promoverla.

"Han ayudado mucho a contactar a los republicanos", dijo.

Estaba presente el pastor Eddie Poole, de la Iglesia de la Vida de Mount Juliet, quien dijo haber sido uno de los evangélicos que se opusieron a la reforma la vez anterior. Pero ahora, una joven feligrés de su iglesia se enamoró y se casó con un hombre que residía en situación irregular en Estados Unidos.

Cuando el esposo pidió la visa, le obligaron a regresar a México por un año y medio antes de poder regresar. Durante ese período, la esposa tenía dos empleos para mantener a su hijo y su padre discapacitado.

El panelista Bob Pitts, asesor de una cámara de la construcción de Tennessee, dijo que las empresas con las cuales trabaja y que emplean a inmigrantes quieren obedecer la ley, pero necesitan reglamentos sencillos y claros.

Pitts y Wes Blumenshine, asesor legal de la gran empresa de maquinaria agrícola Caterpillar, dijeron que las empresas necesitan mano de obra capacitada.

Blumenshine dijo que la contratación de mano de obra extranjera no significa una ventaja financiera para la empresa, por que ésta debe pagar el salario vigente. El problema es que no hay suficientes trabajadores capacitados estadounidenses para satisfacer la demanda.

"Hay puestos de trabajo desiertos y esto perjudica nuestra competitividad. Esto no es hipotético. Los hechos lo ratifican".

El ex secretario de Justicia Alberto Gonzales dijo que le complacería que todos en el país tuvieran algún tipo de estatus legal.

"Cuando se ignoran nuestras leyes con impunidad, esto alienta la falta de respeto por la ley", dijo Gonzlaes, quien fue secretario de Justicia durante la presidencia de George W. Bush.