Expertos ONU en camino a sitio de ataque en Siria

Expertos en armas químicas de la ONU se dirigían el miércoles a un suburbio de Damasco para una nueva visita a las zonas afectadas por un presunto ataque con gas venenoso, dijeron activistas, mientras Estados Unidos allanaba el camino para un posible ataque punitivo. El jefe de la ONU abogó por más tiempo para la diplomacia.

Varios líderes estadounidenses, entre ellos el vicepresidente Joe Biden, han denunciado que el gobierno de presidente sirio Bashar Assad disparó armas químicas letales cerca de Damasco la semana pasada, aunque no han presentado pruebas concretas y los inspectores de la ONU no han apoyado las denuncias.

Siria, que posee uno de los mayores arsenales de armas químicas en el mundo, ha negado las acusaciones, pero las potencias mundiales parecen avanzar hacia un ataque contra el régimen de Assad y preparan posibles justificaciones legales.

Gran Bretaña estaba por presentar el miércoles una resolución al Consejo de Seguridad de la ONU para condenar al gobierno sirio por el presunto ataque.

La oficina del primer ministro David Cameron dijo que Gran Bretaña buscaría una medida "autorizando las medidas necesarias para proteger a los civiles" en Siria bajo el Capítulo 7 de la Carta de las Naciones Unidas. La fuerza militar es una de las opciones que se pueden autorizar.

Cualquier redacción que pueda ser interpretada como la autorización de un ataque militar probablemente enfrente el veto de Rusia y China, aliado de Damasco.

En Ginebra, el enviado especial de la ONU a Siria, Lakhdar Brahimi, dijo que cualquier ataque militar debe contar con la aprobación del Consejo de Seguridad de la ONU.

El parlamento de Gran Bretaña sostendrá el jueves una sesión de emergencia, una medida para despejar el camino a una respuesta británica.

El grupo Médicos Sin Fronteras dijo que en el presunto ataque con gas venenoso cerca de Damasco murieron 355 personas.

El equipo de expertos en armas químicas de la ONU viajó el lunes al suburbio Moadamiyeh, al oeste de Damasco. Allí recogieron muestras y testimonios luego de un peligroso viaje a través de territorios controlados por el gobierno y los rebeldes. Su caravana fue atacada por francotiradores que dañaron uno de los vehículos, pero los miembros del equipo resultaron ilesos.

El miércoles, un convoy de siete vehículos de la ONU salió del hotel Four Seasons de Damasco. Antes de su partida, los expertos analizaron mapas y fueron informados por la jefa de desarme de la ONU, Angela Kane, y el líder del equipo, Ake Sellstrom.

El equipo no habló con los periodistas.

Tres activistas adversos al régimen sirio dijeron por Skype que los expertos estaban en Guta, un gran suburbio de Damasco afectado por el presunto ataque químico. Hablaron a condición de guardar el anonimato por temor a represalias del régimen.

Los activistas dijeron que los expertos habían cruzado a territorio rebelde y que los acompañaban miembros del Ejército Libre de Siria, el principal grupo armado de oposición.

Mientras tanto, el jefe de la ONU Ban Ki-moon abogó por más tiempo para que el equipo de la organización en Siria establezca los hechos y por dar a la diplomacia otra oportunidad para poner fin al conflicto sirio, que se ha cobrado más de 100.000 vidas en dos años y medio.

Dos de los más firmes apoyos de Siria, Irán y Rusia, advirtieron de graves consecuencias si Estados Unidos y sus aliados atacan el país.

Un ataque "dará lugar a la desestabilización a largo plazo de la situación en el país y la región", dijo el ministro de Exteriores ruso, Sergey Lavrov.

En Israel, grandes multitudes hacían fila en los centros de distribución de máscaras antigás, en medio de especulaciones de que Siria podría golpear a Israel en respuesta a cualquier ataque estadounidense. Funcionarios israelíes dijeron que el gobierno ordenó un llamado limitado de reservistas para enfrentar una posible amenaza siria.

___

Laub informó desde Beirut. Los periodista de The Associated Press Yasmine Saker en Beirut y Mike Corder en La Haya, Holanda, contribuyeron a este despacho.