Argentina contra juez EEUU por desacato

La presidenta Cristina Fernández calificó el martes de un "disparate" de un juez "senil" de Nueva York la decisión de declarar a la Argentina en desacato por intentar eludir el fallo que la obliga a pagar 1.500 millones de dólares a fondos de cobertura estadounidenses por títulos impagos desde 2001.

"Creo que nunca se ha llegado tan lejos en el disparate. Lo de ayer confirma lo que vengo anunciando. El desacato se declara justo un día antes del pago de deuda. Acá no importan los holdouts (tenedores de deuda no reestructurada), acá quieren tirar abajo la reestructuración de deuda", dijo la mandataria durante un acto en Casa de Gobierno.

El gobierno argentino depositó el martes 161 millones de dólares con un agente fiduciario argentino para pagar los intereses de bonos en el marco de un nuevo esquema de cancelación de la deuda que el juez federal Thomas Griesa objeta.

Argentina depositó los montos correspondientes a los intereses de los títulos Par emitidos en los canjes de reestructuración de deuda de 2005 y 2010 "sujetos a la legislación del Estado de Nueva York... y a la legislación de Inglaterra y Gales", informó el ministerio de Economía en un comunicado.

El gobierno realizó los depósitos en dos cuentas de Nación Fideicomisos S.A., el nuevo agente de pago que ha reemplazado a The Bank of New York Mellon.

El cambio del agente ha sido objetado por el juez Griesa, quien en la víspera declaró a Argentina en desacato, aunque todavía no ha decidido si impondrá alguna sanción a Buenos Aires.

"Todo esto no es casual, de un juez senil...algunos sectores concentrados de la economía quieren voltear al gobierno y quieren hacerlo con ayuda extranjera", denunció la presidenta.

Agregó que "no tengo ninguna duda de que esto es así. Saben que soy la barrera infranqueable para endeudar otra vez al país, que se caiga la reestructuración de deuda", uno de los ejes centrales del modelo económico del kirchnerismo durante la última década.

Griesa bloqueó a fines de junio el cobro de unos 540 millones de dólares por parte de tenedores de bonos reestructurados en el marco del conflicto legal que Argentina mantiene con un grupo de tenedores de deuda, a los que llama "fondos buitres".

Al bloquear el cobro de los vencimientos, el juez Griesa alegó que los fondos de cobertura que ganaron un juicio histórico contra Argentina debían cobrar al mismo tiempo y al contado los 1.500 millones de dólares.

El hecho que los tenedores de deuda reestructurada no pudieran cobrar hizo que calificadoras de riesgo internacionales declararan al país en mora el 30 de julio.

"Somos un caso único en el mundo. Estamos pidiendo que por favor nos dejen pagar", aseveró la presidenta.

Según analistas, si los acreedores no aceptan el cambio la jurisdicción de pago y de agente fiduciario, los bonos Par serían declarados en mora el 30 de octubre, cuando se cumplan 30 días de la fecha de pago original.

El gobierno dijo que desde el momento de su depósito los fondos dejan de ser propiedad de Argentina y constituyen "bienes fideicomitidos".

___

La reportera de la AP Almudena Calatrava contribuyó a este despacho desde Buenos Aires.