Ferguson pide altas tasas por documentos oficiales

Las autoridades en Ferguson, Missouri, están reclamando pagos de casi diez veces el salario de algunos de sus empleados para acceder a documentos oficiales, sujetos a leyes de acceso público, relacionados con la muerte de Michael Brown.

El fiscal general de Missouri se puso en contacto el lunes con la letrada municipal de la ciudad de Ferguson para pedir más información sobre el tema, según una portavoz de la oficina del fiscal, después de que AP informara de la práctica de reclamar cuantiosos pagos por el acceso a documentos.

Establecer onerosas cuotas disuade a periodistas y grupos de derechos civiles de investigar el tiroteo en el que murió Brown, de 18 años, y sus consecuencias.

Además, sigue a docenas de solicitudes de documentación a la ciudad amparadas por la ley Sunshine del estado, que puede ofrecer una mirada sin trabas a las actividades de las instituciones.

La ciudad ha reclamado costosos pagos para proporcionar copias de documentos que, según la ley de Missouri, podría ofrecer de forma gratuita si determina que el material es de interés público. Por el contrario, en algunos casos, la ciudad ha exigido pagos sin mucha explicación ni desglose de costes.

En un caso, reclamó a la Associated Press 135 dólares la hora --por casi un día entero de trabajo-- sólo para conseguir un puñado de cuentas de correo después del tiroteo. En comparación, el salario por horas de un empleado nuevo en la oficina del conserje municipal es de 13,90 dólares, y la cuota no incluye costes para leer los correos o publicarlos. AP no ha pagado por la búsqueda porque aún no ha negociado el coste.

Subir los precios por acceder a archivos oficiales es un sistema con el que instituciones locales, estatales y federales han respondido a las peticiones de información que podría abochornar a las agencias o que no quieren ver publicada. Las leyes de acceso abierto están diseñadas para que el público pueda obtener registros oficiales gratis o a costes moderados, y en el pasado han expuesto derroche, malas prácticas y corrupción.

Desde la muerte de Brown y las consiguientes protestas, medios de comunicación, organizaciones sin ánimo de lucro y ciudadanos de a pie han solicitado a las autoridades de Ferguson acceso a informes policiales, registros sobre Brown y archivos personales de Darren Wilson, que abatió a tiros a Brown el 9 de agosto.

Las preguntas sobre peticiones de documentos públicos a Ferguson fueron derivadas a la abogada municipal, Stephanie Karr, que declinó responder a reiteradas peticiones de entrevistas de AP desde principios de mes. A través de un portavoz el lunes por la noche, Karr dijo que la ley del estado puede incluir cuotas, pero no se refirió de forma concreta a por qué las demandas de pagos a la AP eran casi diez veces el salario más bajo de la oficina de archivo municipal. Kerr señaló que buscar correos electrónicos por palabras clave requiere "programación informática extra" que puede suponer costes añadidos.

Al Washington Post se le indicó que tendría que pagar un mínimo de 200 dólares por sus solicitudes, que incluían correos electrónicos de cargos municipales desde el tiroteo el 9 de agosto, quejas de ciudadanos contra funcionarios de Ferguson y el archivo personal de Wilson. El sitio web Buzzfeed solicitó correos electrónicos y comunicados internos entre cargos del ayuntamiento sobre normas de multas de tráfico y cambios en las elecciones locales, pero fue informado de que costaría una cantidad no especificada en el rango de miles de dólares.

La Unión Americana de Libertades Civiles de Missouri presentó una solicitud de documentos públicos después del tiroteo pidiendo informes de policía relacionados con el caso, pero recibió un informe censurado que omitía nombres de agentes y otros detalles normalmente incluidos en esta clase de documentos.

___

El periodista de Associated Press David A. Lieb en Jefferson City, Missouri, contribuyó a este despacho.

___

Jack Gillum está en Twitter como @jackgillum