Alegan que Morgan no tenía cinturón de seguridad

El actor y comediante Tracy Morgan y otras personas que viajaban en una limosina cuando fueron impactados por detrás por un camión de Wal-Mart en una autopista en junio no tenían puesto el cinturón de seguridad, indicó la empresa en documentos presentados al tribunal.

El documento fue presentado al tribunal federal en respuesta a una demanda presentada por Morgan en julio en relación con el accidente, en el que murió su amigo James McNair, quien acompañaba a la ex estrella de los programas de televisión "Saturday Night Live" y "30 Rock" de regreso de una presentación en Delaware. Morgan pasó varias semanas en rehabilitación con lesiones de costilla y piernas.

Wal-Mart Stores Inc., con sede en Bentonville, Arkansas, dijo que las lesiones sufridas por los pasajeros fueron ocasionadas por no tener puestos los cinturones de seguridad, como debió ocurrir, "lo que resulta una conducta irracional".

Un abogado que representa a Morgan y otros demandantes no respondió a inmediato el lunes a solicitudes de comentario.

La demanda pide un juicio con jurado así como indemnización por daños y perjuicios.

Señala que el gigante minorista al menos debió saber que su chofer había estado despierto durante más de 24 horas antes del choque y que su viaje de ida y vuelta de 1.125 kilómetros (700 millas) de su casa en Georgia a su trabajo en Delaware era "disparatado". La querella agrega que el conductor se quedó dormido al volante.

Los pasajeros Ardley Fuqua y Jeffrey Millea, así como la esposa de Millea, Krista Millea, también son mencionados como demandantes. Krista Millea no estaba en la limosina cuando ocurrió el accidente, pero es una demandante porque tiene una querella relacionada con pérdida de servicios a consecuencia del choque.

El chofer del camión, Kevin Roper, de Jonesboro, Georgia, se declaró inocente en un tribunal estatal a los cargos de muerte por accidente vial y por agresión en la vía. Una demanda penal lo acusa de no haber dormido durante más de 24 horas antes del accidente, lo cual representa una violación a la ley de Nueva Jersey.

Un reporte de investigadores federales del transporte dijeron que Roper estaba manejando a 104 kph (65 mph) en el m omento que chocó con la limosina. El límite de velocidad en el tramo de la autopista donde ocurrió el accidente es de 88 kph (55 mph) y fue reducido a 72 kph (45 mph) esa noche debido a una construcción.

Roper había estado trabajando 13 horas y media en el momento del choque, indicó el reporte. Las normas federales permiten que los choferes de camiones trabajen hasta 14 horas diarias, con un máximo de 11 horas al volante.