Familia: canadiense preso en Cuba es inocente

El hijo de un ejecutivo canadiense de la industria automovilística que fue sentenciado a 15 años de cárcel en Cuba por corrupción afirmó el lunes que su padre mantiene su inocencia y está dispuesto a luchar por su libertad.

Raffi Tokmakjian dijo en una conferencia de prensa el lunes que los cargos contra su padre, Cy Tokmakjian, propietario del Tokmakjian Group de Ontario, son "completamente falsos".

La compañía dijo que los cargos contra el empresario de 74 años fueron inventados como pretexto para incautarse los 100 millones de dólares en bienes de la firma en Cuba. Las oficinas cubanas de la empresa fueron allanadas en 2011 cuando Cuba lanzaba una campaña contra la corrupción que afectó a ejecutivos de por lo menos cinco naciones, como también a funcionarios del gobierno y docenas de empleados de compañías estatales cubanas.

Raffi Tokmakjian afirmó que su padre era un hombre orgulloso de "integridad intachable".

Dijo que no lo ve desde hace tres años pero que se han comunicado telefónicamente.

"Cada vez que llama nos recuerda, dijo: 'No he hecho nada, tú lo sabes. Todos lo saben. No se puede dejar de luchar por lo que es justo''', dijo Raffi Tokmakjian. "Ellos ya han arrebatado tres años de mi vida, pero no voy a admitir algo que no he hecho".

La compañía dijo que sus abogados fueron notificados el viernes que Tokmakjian fue condenado y sentenciado por varios cargos que, según las autoridades cubanas, son reflejo de una campaña generalizada contra la corrupción. Estuvo detenido más de dos años antes de su juicio en junio.

Un miembro del Parlamento canadiense, Peter Kent, cuyo distrito de Thornhill incluye la sede de la firma, dijo que Tokmakjian debería ser devuelto a Canadá y calificó la condena de farsa. Agregó que podría ser expulsado de Cuba o transferido a una cárcel canadiense.

Kent dijo que el caso "recuerda enérgicamente que los inversionistas extranjeros deben tener cuidado" en sus tratos con Cuba.

Los empresarios extranjeros han considerado desde hace tiempo que los incentivos que van desde comidas hasta depósitos en efectivo en cuentas en el exterior son un costo inevitable de hacer negocios en Cuba. El presidente Raúl Castro ha dicho que desarraigar la corrupción generalizada es uno de los desafíos nacionales más importantes.