Lanzan consejo nacional de seguridad ciudadana

El presidente Salvador Sánchez Cerén presentó el lunes el Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia, que impulsará consensos de diferentes sectores de la sociedad para apoyar el combate a la delincuencia en El Salvador.

"La iniciativa pretende reforzar la cohesión social, incrementar la confianza entre la ciudanía para la prevención de la violencia", dijo el mandatario.

El Consejo estará integrado por representantes de la empresa privada, iglesias, municipalidades y partidos políticos. Contará con el apoyo de organismos de Naciones Unidas, la OEA y la Unión Europea.

El representante del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, Robert Valent, explicó que se trata de "un mecanismo de asesoría para la coordinación e impulso de la acción colectiva en función de resolver la problemática de la inseguridad, la violencia y la criminalidad del país".

El organismo de Naciones Unidas proporcionará insumos, identificará mecanismos de financiamiento, propondrá acciones y soluciones; también dará seguimiento a la ejecución de las políticas y planes.

Valent dijo que el sufrimiento del pueblo salvadoreño demanda el máximo compromiso de todos y afirmó que "no hay espacio ni para especulaciones y divisiones, es momento de estar unidos, dejando de lado posiciones e intereses particulares e inmediatos", porque solo así será posible garantizar la tranquilidad y la seguridad de la gente y con el ello el desarrollo pleno de El Salvador.

El Salvador es considerado uno de los países más violentos del mundo y la mayoría de los crímenes son atribuidos a los más de 70.000 integrantes de las pandillas o maras. Los números llegaron a 14 muertes diarias a finales de 2011.

Las pandillas Mara Salvatrucha MS13 y Barrio 18 acordaron una tregua en marzo de 2012 y los homicidios bajaron hasta cinco por día, pero en las últimas semanas se han incrementado llegando hasta más de 12 diarios.

Este nuevo esfuerzo cuenta con el apoyo de la Conferencia Episcopal de la Iglesia católica de El Salvador que designó como su representante al obispo auxiliar de San salvador, monseñor Gregorio Rosa Chávez.

"Nuestro propósito es responder al problemas de la inseguridad ciudadana y la violencia en el país, y al clamor de la población por soluciones urgentes y sostenibles", agregó el prelado católico.

Por su parte el Fiscal General de la República, Luis Martínez, que ha criticado con dureza el apoyo gubernamental a la tregua entre pandillas, calificó este nuevo esfuerzo como "serio".

Afirmó que lo que se hizo en el pasado gobierno, "fueron proyectos fracasados, proyectos perversos llenos de mucha oscuridad".

Según los registros de la policía, en 2012 se contabilizaron 2.543 homicidios y en 2013 hubo 2.492 muertes violentas.