Iván Pedroso se adapta a faceta de entrenador

Superado el bajón inicial que todo atleta de elite sufre al retirarse, Iván Pedroso, campeón olímpico y mundial de longitud, volvió a sentir la adrenalina de las pistas cuando se convirtió en entrenador del francés Teddy Tamgho, la nueva estrella del salto triple.

Pedroso ha sido uno de los más grandes saltadores de longitud de su época. Se coronó campeón olímpico en Sydney 2000 y ganó cuatro títulos mundiales al aire libre y cinco bajo techo.

Tamgho, por su parte, ganó el mundial de salto triple en el 2013 con marca de 18.04 metros y es uno de apenas tres atletas que superaron la barrera de los 18 metros. Los otros dos son el británico Jonathan Edwards, 18.29 metros, plusmarca mundial desde 1995, y el estadounidense Kenny Harrison, 18.09 metros en el año 1996.

"Decir ya no compito me costó mucho trabajo, me causó ansiedad, sentí un vacío inmenso, pero conocí a Tamgho en España, cuando todavía saltaba a veces-- en Cuba se retiró en 2007_, y él me pidió que sea su entrenador. Fue lo mejor que me pudo pasar, poco a poco me alejé del salto, y en el 2010 comencé a trabajar con Teddy (Tamgho). Fue la transición ideal porque sigo vinculado con el atletismo, que es mi vida", comentó Pedroso.

Vestido con un short gris y una playera del mismo color, Pedroso luce atlético a los 42 años, tiene una libreta en la mano y un bolígrafo para anotar, sigue los ejercicios de su alumno en las lomas cercanas al estadio de La Habana del este, en el que Pedroso y otros atletas cubanos se forjaron como campeones.

"Iván es muy exigente, yo también lo soy. Lo importante es que tenemos una gran compenetración y excelente comunicación", comentó Tamgho en conversación con la AP durante una sesión de entrenamiento.

Los dos hombres se conocieron por el intermediario de "una amiga común", según explicó Tamgho, quien no quiso hablar de sus entrenadores anteriores a Pedroso.

"Siempre me fascinó la escuela cubana de triple salto, mis ídolos fueron saltadores de triple cubanos como Yoelbi Quesada, Aliécer Urrutia, Yoel García o Yoandri Betanzos, todos medallistas mundiales u olímpicos. De cierta forma les debo a ellos llegar hasta donde llegué. Entrenar con Iván fue una oportunidad para mí que no podía dejar pasar", comentó Tangho.

Los dos hombres siempre hablan en español, un idioma que Tamgho domina muy bien.

En noviembre se cumplirá un año de la fractura de la tibia izquierdo que llevó a Tamgho al salón de operaciones, después fueron meses de rehabilitación hasta el regreso a los entrenamientos en agosto.

La dupla franco-cubana vino en septiembre a Cuba, donde el francés entrena por primera vez, para realizar un trabajo intenso en la arena, en las lomas o en la pista, sudando la gota gordo bajo el intenso sol del caribe.

Pedroso le enseña cada ejercicio a su alumno, saltos en loma o en la arena, carrera, pesas, vigila o más bien vive cada movimiento y siempre se acerca a Tamgho para hacer un comentario, darle un consejo o unas palabras de aliento.

"Lo importante es superar cada entrenamiento, avanzar etapa por etapa. Teddy está al 100% de sus posibilidades, no siente dolores, no tiene limitaciones. Hemos trabajado a tope, está haciendo lo mismo que antes de las lesiones, le da mucha confianza y eso es bueno" comentó Pedroso.

La experiencia del cubano como atleta vale mucho. "Yo también tuve lesiones", comentó. "Hay que tener paciencia y, por mi parte, dedicarme a entrenar exclusivamente a Teddy porque en momentos de lesión es cuando más necesita mi ayuda".

Bajo la batuta de Pedroso, el saltador francés también estableció una nueva plusmarca mundial bajo techo de 17.92 metros.

"Como atleta nunca me conformé con lo que hice. Ahora como entrenador es igual. Teddy tiene unas condiciones excepcionales, nuestra meta es el título olímpico en Río en el 2016", expresó Pedroso. Tamgho no participó en la cita olímpica de Londres por una lesión.

Además de las lesiones, Tamgho fue suspendido un año por no presentarse a tres controles antidopaje, sanción que termina en marzo próximo. De este modo, no podrá participar a la temporada bajo techo, un tema del que los dos hombres no quisieron hablar. "Entrar en una polémica por esa severa sanción va a perjudicarme más que nada", cortó Tamgho a una pregunta al respecto.

Pedroso no negó que el récord mundial esté en los planes de los dos hombres. "Cuando saltaba, me obsesioné con los 9 metros y nunca los logré. A Teddy le digo que lo importante es la preparación, sabemos que el récord mundial está a su alcance. Lo romperá el día que todas las condiciones estén reunidas".