Cuarteto de Nos presenta disco pop y personal

La veterana banda uruguaya El Cuarteto de Nos ha adoptado un sonido deliberadamente pop para "Habla tu espejo", su más reciente disco.

"La idea fue premeditada", dijo a The Associated Press Roberto Musso, guitarrista, vocalista y compositor de la banda ganadora de dos Latin Grammy, en un videochat vía Skype desde Montevideo sobre el álbum que sale a la venta en formato digital el 14 de octubre. "Quisimos dar una vuelta de tuerca después de los tres últimos discos, que son los que nos hicieron conocidos fuera de fronteras".

El Cuarteto de cinco integrantes, conformado por Mussso, el guitarrista Gustavo "Topo" Antuña, el tecladista Santiago Marrero, el bajista Santiago Tavella y el baterista Álvaro Pintos, se presentará en Paraguay el 15 de noviembre y para el próximo año emprenderá una gira por Latinoamérica.

Al igual que en la trilogía de "Raro", "Bipolar" y "Porfiado", los discos más exitosos de El Cuarteto, "Habla tu espejo" fue producido por Juan Campodónico (Bajofondo, Jorge Drexler, Peyote Asesino, Campo), quien trabaja con la banda desde 2004. A diferencia de los discos anteriores, repletos de situaciones bizarras y humor, "Habla tu espejo" tiene letras más directas y personales.

El primer sencillo, "No llora", fue compuesto por él cuando su hija Federica (quien entonces tenía un año y medio y jugaba en el balcón del apartamento familiar) lo miró como preguntando qué eran esos ruidos que venían de la calle. Es una enternecedora balada que contrasta con la triste "21 de septiembre", inspirada en el Alzheimer que padeció la abuela de Musso, y que padece su madre actualmente, la fecha marca el día mundial de lucha contra la enfermedad.

"Me gustó esa fricción entre algo que se va y algo que llega, y entre lo que se va de golpe y lo que se va de a poco", dijo Musso, cuyo padre murió de un infarto cuando el músico tenía poco más de 30 años. "A mí me tocaron los dos extremos con mis padres: de mi padre no pude despedirme y mi madre se está yendo paulatinamente, pero tampoco nos podemos despedir".

El primer sencillo, "No llora", fue compuesto por Musso cuando su hija Federica (quien entonces tenía un año y medio y jugaba en el balcón del apartamento familiar) lo miró como preguntando qué eran los ruidos que venían de la calle. Es una enternecedora balada que contrasta con la desgarradora "21 de septiembre", inspirada en el Alzheimer que sufre la madre y que padeció la abuela del compositor.

"Me gustó esa fricción entre algo que se va y algo que llega, y entre lo que se va de golpe y lo que se va de a poco", dijo Musso, cuyo padre murió de un infarto cuando el músico tenía poco más de 30 años. "A mí me tocaron los dos extremos con mis padres: de mi padre no pude despedirme y mi madre se está yendo paulatinamente, pero tampoco nos podemos despedir".

Sin embargo, el disco también tiene las canciones más optimistas del Cuarteto, "lo cual, supongo, tiene que ver con esto de la paternidad", dijo Musso, quien se convirtió en padre hace tres años. "Éstas son las primeras canciones que escribí siendo padre".

Ecos del "viejo" Cuarteto (que se formó en 1980 y grabó su primer disco cuatro años más tarde) pueden oírse en "Whisky en Uruguay", una versión del clásico irlandés "Whisky in the Jar" que el guitarrista/vocalista Santiago Tavella convirtió en una absurdamente sórdida historia de "militares narcos" musicalizada como si se tratase de un spaghetti western dirigido por Sergio Leone.

Desde los 80 el Cuarteto de Nos sobrevivió como una banda de culto, hasta que en 1994 "Otra Navidad en las Trincheras" se convirtió en el disco más vendido del rock uruguayo... ellos fueron los primeros sorprendidos.

"Hasta ese momento, llevar 100 personas a un lugar ya era un logro y vivir de esto parecía un chiste", dijo Musso. "Incluso cuando logramos nuestro primer éxito (con 'Otra Navidad en las trincheras'), estábamos convencidos que iba a durar muy poco tiempo. Por eso nuestro siguiente disco se llamó 'Barranca abajo'''.

La banda siguió adelante con discos muy originales pero precariamente producidos, y sobrevivieron una controversia nacional cuando en 1996 osaron burlarse del héroe nacional José Artigas en "El día que Artigas se emborrachó", incluida en "El Tren Bala". Pero el verdadero parteaguas de la banda llegó en 2004, cuando Campodónico produjo "El Cuarteto de Nos" (nuevas versiones de éxitos mucho mejor grabadas que las originales, más tres temas nuevos) y, especialmente, "Raro" (2006), que obtuvo una nominación al Latin Grammy a la mejor canción de rock por "Yendo a la casa de Damián".

Tras "Bipolar" vino su "Porfiado", que ganó dos Latin Grammy en 2012 como mejor álbum rock y mejor canción rock por "Cuando sea grande", consagrándolos como banda políticamente incorrecta que sobrevivió las modas hasta convertirse en una de las más respetadas de América Latina.

"(Nuestro éxito) lo resumo con una palabra: libertad", dijo Musso. "Libertad de escribir de lo que quiera, libre de las reglas del mercado, de maneras de pensar y de cuestiones políticas o religiosas. Hemos convivido con el riesgo, pero sin temores y sin metas de lograr confort alguno".