Messi, menos goles, pero más letal

Lionel Messi se encuentra en una situación inusual: su compañero Neymar está anotando más goles que él en el Barcelona.

Su juego, sin embargo, sigue evolucionando y a los 27 años el argentino es probablemente más peligroso que en sus épocas de gran artillero, que lo vieron marcar 186 tantos entre el 2010 y el 2013 con el Barsa.

El equipo blaugrana lleva anotados 18 goles en siete partidos esta temporada y Messi participó en 14 de ellos, mayormente como abastecedor de Neymar. El brasileño marcó su primer triplete como jugador de Barcelona el sábado en la goleada 6-0 al Granada, en tanto que Messi anotó dos y llegó a 401 dianas con el club y la selección argentina.

La semana pasada gestó dos y marcó uno en una paliza 5-0 al Levante.

"Es un jugador notable a todos los niveles porque puede anotar y puede hacer pases de gol", declaró el técnico de Barcelona Luis Enrique.

"Es además un jugador muy empeñoso y creo que es también el número uno a la hora de bajar y defender", afirmó el técnico el lunes. "La gente habla mucho menos de ese aspecto de su juego, pero también es muy bueno en eso".

Ahora que tiene a Neymar a su lado, Messi no está tan obligado a ser goleador. La presencia del brasileño le permite explotar otros aspectos de su juego.

Xavi Hernández ya no es el de sus buenos tiempos y Messi está bajando más para ser armador y filtrar esos pases milimétricos que destrozan defensas. Lo ayuda la movilidad y el oportunismo de Neymar. Entre los dos, le dan al Barsa un poder ofensivo con el que los demás equipos solo pueden soñar.

"Es un Messi distinto el de esta temporada, porque marca menos, pero influye más en el juego", comentó el defensor de Barcelona Jeremy Mathieu, quien enfrentó a Messi durante cinco años jugando con Valencia antes de pasar este año al Barsa. "Todos conocemos sus cualidades. Puede hacer algo de la nada y ganar un partido".

La movilidad y velocidad de Neymar hacen que a Messi le resulte más fácil encontrarlo que a Pedro Rodríguez, quien se especializa en piques fulminantes por las bandas, o a David Villa, quien nunca terminó de encajar en los tres años que jugó en el club.

"Se entienden bien", expresó Luis Enrique, aludiendo a la dupla Messi-Neymar. "Pero es importante que todo el equipo se combine bien, no solo dos jugadores".

Laurent Blanc, técnico de Paris Saint Germain, rival de Barcelona el martes en la Liga de Campeones, es un viejo admirador de Messi y del Barsa.

"Todo el mundo sabe de Messi. ¿Por qué? Porque toma la pelota y elude a cuatro rivales, pero también hace jugar a otros", expresó el francés. "Se supone que es un centrodelantero, pero casi nunca está allí".

"Se mueve por todos lados para entrar más en contacto con el balón y hacer más daño todavía. Hay que cerrarle los espacios porque cuando toma la pelota y acelera, es muy peligroso", agregó.