Gasto del consumidor de EEUU aumenta en agosto

El gasto de los consumidores estadounidenses tuvo un saludable aumento en agosto, una muestra más de que la economía tiene bases sólidas antes de iniciar el último trimestre del año.

El gasto del consumo aumentó 0,5% en agosto respecto al mes anterior luego de que en julio no registrara ganancia, informó el lunes el Departamento de Comercio. Se trató del mejor resultado desde junio, cuando el gasto del consumidor también creció.

El ingreso también mostró un aumento moderado de 0,3%, impulsado por incrementos en los sueldos y salarios, cifra ligeramente superior al 0,2% de julio.

El aumento en el gasto se suma a los indicios de fortalecimiento de la economía en el trimestre julio-septiembre. El gasto en consumo representa alrededor de 70% de la actividad económica y las débiles cifras de julio causaron preocupación de que el impulso económico visto a principios de año no pudiera mantenerse.

Los analistas informaron que el crecimiento en el gasto era el más robusto en seis meses una vez que se descontaban los efectos de la inflación.

"El repunte del gasto en agosto tiene una base amplia y fue impulsado por un consumo en el regreso a clases mejor de lo esperado y un aumento en las ventas de automóviles", dijo Chris G. Christopher Jr., director de economía del consumidor en la consultoría HIS Global Insight.

"Los consumidores están esperando y la época de fiestas de fin de año luce significativamente mejor que la del año anterior", dijo.

Los economistas también creen que la racha de aumentos en creación de empleo debe impulsar el ingreso.

"Ya que el ingreso está mejorando a buen ritmo, se aclara el panorama para el gasto del consumidor, en todos los frentes, incluida la compra de casas", dijo Joel Naroff, economista principal en la consultoría Naroff Economic Advisors.

La inflación se mantuvo controlada en el mes, ya que la tasa de revisada cuidadosamente por la Reserva Federal no mostró cambios respecto al incremento de 0,1% registrado en julio. En los pasados 12 meses la inflación ha aumentado 1,5%, muy por debajo del objetivo de la Fed de 2%.