Gas lacrimógeno contra activistas en Hong Kong

Manifestantes a favor de la democracia desafiaron las nubes de gas lacrimógeno y las peticiones del máximo líder de Hong Kong de que fueran a sus casas mientras las protestas ante la decisión de Beijing de restringir reformas políticas se extendieron a toda la ciudad el lunes por la mañana.

El jefe ejecutivo de Hong Kong, Leung Chun-ying, aseguró a la ciudadanía que los rumores de una posible intervención del Ejército chino son falsos.

"Espero que el público mantendrá la calma. Que los rumores no los engañen. La policía se esforzará para mantener el orden social, incluyendo el garantizar el buen flujo del tráfico y la seguridad pública", dijo Leung, que es respaldado por Beijing y muy impopular entre la población. "Cuando lleven a cabo sus tareas, mantendrán su máxima discreción".

Los manifestantes pasaron la noche sobre el pavimento, algunos durmiendo sobre él, otros caminando de un lado a otro por si aparecían agentes de la policía. Los plantones se extendieron del distrito financiero, cerca de la sede del gobierno, a otras zonas de Hong Kong en el mayor desafío hasta ahora a la decisión de Beijing de restringir las reformas democráticas de esta ciudad semiautónoma.

Las escenas de nubes de gas lacrimógeno y la policía antidisturbios equipados con armas largas, inusuales en este acaudalado centro financiero asiático, ponen en evidencia la incapacidad de las autoridades por aplacar el descontento público por el rechazo de Beijing del mes pasado a la nominación abierta de candidatos bajo las normas propuestas para las primeras elecciones de un líder de Hong Kong, prometidas para 2017.

Después de contener durante horas a los manifestantes, la policía lanzó latas de gas lacrimógeno contra la multitud el domingo en la noche. Ante las nubes de gas lacrimógeno, los manifestantes huyeron por una avenida, pero muchos regresaron casi de inmediato para continuar su protesta. El gobierno informó que 26 personas fueron trasladadas a hospitales, algunas de ellas en camillas.

Las protestas iniciaron con sentadas realizadas una semana antes por estudiantes que exigen a Beijing que conceda auténticas reformas democráticas a esta ex colonia británica.

"Esta es una larga pelea. Espero que el bloqueo continúe mañana, para que todo esto sea valioso", dijo Edward Yau, un estudiante de Negocios y Derecho de 19 años. "El gobierno debe comprender que tenemos la capacidad de destruirlo si siguen tratándonos como si fuésemos terroristas".

Cuando China asumió el control de Hong Kong que le transfirió Gran Bretaña en 1997, aceptó una política de "un país, dos sistemas" que permitía a este territorio-ciudad un alto grado de decisión sobre sus asuntos y conservar libertades civiles desconocidas en el suelo continental, al tiempo que prometió que el gobernante local sería elegido mediante "sufragio universal".

Los residentes de Hong Kong desde hace tiempo consideran que su ciudad se encuentra separada de la China continental gracias a esas libertades civiles y por sistemas legales y económicos distintos.

___

Las periodistas de The Associated Press Louise Watt y Joanna Chiu contribuyeron a este despacho.

___

Kelvin Chan está en Twitter como: https://twitter.com/chanman