Venezuela: Gobierno toma instalaciones de Clorox

Las autoridades venezolanas ocuparon la noche del viernes las instalaciones de Clorox Co. invocando la defensa del empleo de cientos de trabajadores tras un reciente anuncio del cese de operaciones de ese fabricante estadounidense en Venezuela

"Abrimos los candados y entramos", dijo el vicepresidente Jorge Arreaza, acompañado de un grupo de trabajadores de la empresa.

"No podía ocurrir otra cosa porque se fueron, fuera de Venezuela, no hemos podido ni siquiera hablar con alguno de ellos, sino con un representante de ellos en Argentina en una videoconferencia. Sólo quedó una representación de un bufete de abogados, de esos que defienden a la burguesía todo el tiempo", indicó Arreaza en una de las plantas de Clorox ubicada a unos 55 kilómetros (34,2 millas) al oeste de Caracas.

"Estamos cumpliendo la constitución (venezolana), quienes la incumplieron fueron los dueños de esta empresa o los que eran los dueños de esta empresa, que violaron todas las leyes", enfatizó.

La medida se adoptó cuatro días después que Clorox anunció que estaba cerrando sus operaciones en Venezuela, alegando restricciones por parte del gobierno, interrupciones de suministro y la incertidumbre económica.

El fabricante estadounidense de productos de consumo subrayó que desde hace casi tres años su filial Corporación Clorox de Venezuela S.A. ha tenido que vender más de dos terceras partes de sus productos a precios congelados por el gobierno venezolano.

Durante ese mismo lapso, sin embargo, ha habido un fuerte aumento de la inflación, lo que resultó en que los costos para Clorox subieran significativamente.

"La providencia (en materia laboral que ordena la reactivación de la planta), no la cumplieron de manera tal que los trabajadores solicitan la ocupación y aquí está el gobierno obrerista del presidente Nicolás Maduro ocupando temporalmente estas instalaciones con los trabajadores", señaló el vicepresidente en alusión a los más 470 empleados locales de Clorox. "Nosotros vamos hacer un plan de reactivación de la fábrica, no podemos tomar decisiones apresuradas".

Sin ahondar al respecto, Arreaza destacó que "van a hacer las cosas cuidadosamente" puesto que en la planta hay químicos que ameritan un manejo adecuado.

Voceros de Clorox no estuvieron disponibles para un comentario.

Clorox informó el lunes que la representación de su filial se reunió en varias ocasiones con las autoridades y dijo esperar que el gobierno autorizara aumentos significativos de precios este año, pero los incrementos aprobados fueron "muy insuficientes". La empresa declaró entonces que se vería obligada a continuar operando con pérdidas.

Clorox --que en Estados Unidos fabrica los productos Pine-Sol, las bolsas, envolturas y recipientes Glad, y el carbón Kingsford-- dijo que ahora está tratando de vender sus activos en Venezuela.

La economía venezolana se ha vuelto inestable desde la muerte el año pasado de Hugo Chávez, su presidente de mucho tiempo.

La inflación es rampante y los economistas han comenzado recientemente a hablar de la posibilidad de que el gobierno caiga en cesación de pagos. Maduro ha dicho a los acreedores extranjeros que su gobierno hará un pago de su deuda externa el mes próximo por 4.500 millones de dólares.

Opositores del gobierno y líderes empresariales sostienen que las confiscaciones y severos controles de precios y divisas impuestos por Chávez y continuados por Maduro, su heredero político, están ahogando a la economía y ahuyentando a los inversionistas.

La crisis venezolana está pasando factura a las corporaciones de Estados Unidos.

American Airlines y Delta Airlines están reduciendo los vuelos al país y otra empresa de productos de consumo, Procter & Gamble, rebajó su pronóstico de ganancias, citando las monedas fluctuantes de Venezuela y otros países en desarrollo.