Rusia y Ucrania, en conversaciones por el gas

Rusia y Ucrania mantendrán el viernes conversaciones auspiciadas por la Unión Europea sobre su larga disputa por el gas mientras crece la presión para hallar una solución para evitar una crisis de abastecimiento durante el invierno tanto en Ucrania como en el resto del continente.

La reunión en Berlín entre los ministros de Energía de Rusia y Ucrania, organizada por el comisario del sector de la Unión Europea, Guenther Oettinger, se produce más de tres meses después de que Moscú cortase el suministro de gas a Kiev.

La disputa, parte de un conflicto más amplio sobre las relaciones de Ucrania con Rusia y Occidente, incluye el precio del suministro del gas ruso y la deuda histórica contraída por Kiev al respecto.

La sensación de urgencia para hallar una solución está empezando a crecer. Gran parte del gas ruso utilizado en los países de la Unión Europea pasa por los gaseoductos que cruzan Ucrania.

"Los suministros de energía y gas europeos y ucranianos están muy estrechamente conectados entre sí", dijo la canciller alemana, Angela Merkel, esta semana. "El invierno está cerca así que el tiempo apremia".

Rusia sigue permitiendo el traslado de su gas por la red de gaseoductos ucraniana a clientes en el resto del continente. Polonia y algunos otros países europeos han vendido parte de su gas a Ucrania a través del llamado "flujo inverso", algo que no gusta a Moscú.

El corte del suministro a Ucrania se produjo luego de que las dos partes no alcanzasen un acuerdo sobre la fórmula para el pago de la deuda ucraniana que, según el gigante del gas ruso Gazprom, asciende a 4.458 millones de dólares, y Moscú exigiese el pago por adelantado para entregas futuras.

Los implicados tampoco salvaron sus diferencias sobre el precio que tendrá que pagar Ucrania en el futuro, con Kiev insistiendo en un precio más bajo del propuesto por Moscú. En el pasado, otras conversaciones a tres bandas para evitar un corte en el suministro fracasaron.