Un juez respalda compensaciones de BP por vertido

BP debe atenerse a su acuerdo con las empresas a las que compensó por pérdidas tras el vertido de crudo de 2010 en el golfo de México, pese a las quejas del gigante petrolero sobre que algunas de las indemnizaciones eran exageradas.

La compañía alegó que una fórmula errónea de financiación hizo que casi 800 empresas sobreestimaran sus reclamaciones de daños en relación al vertido.

Una empresa constructora situada a cientos de millas de la costa recibió 13,2 millones de dólares pero tenía derecho a un máximo de 4,8 millones de dólares, afirmó BP. Otra empresa que vendía "animales y pieles de animales" recibió unos 14 millones de dólares de más, y en torno a 50 empresas no deberían haber recibido nada en absoluto, aseguró la petrolera.

El abogado de BP alegó que unos 150 indemnizados deberían devolver un total de 185 millones de dólares, y señaló que los sobrepagos al resto no se habían calculado aún.

Sin embargo, los argumentos no convencieron al juez del distrito Carl Barbier, que rechazó el último intento de BP por controlar los posibles gastos en responsabilidad por el accidente, que empiezan a acercarse a los 50.000 millones de dólares.

El juez accedió hace varias semanas a cambiar la fórmula de compensación para cualquier pago futuro, pero el miércoles respaldó los acuerdos en los que BP ya ha pagado. Según estos acuerdos, las empresas afectadas accedieron a no demandar, y BP aceptó que ningún proceso judicial futuro podría cambiar sus compensaciones.

BP anunció que apelaría la decisión del miércoles.

Barbier dijo que fallaría más tarde sobre la cuestión de las compensaciones para trabajadores de limpieza con problemas crónicos de salud diagnosticados después de la fecha límite del acuerdo inicial, el 16 de abril de 2012. El acuerdo daba el derecho al personal que participó en la limpieza del vertido, y que desarrollara problemas crónicos como sarpullidos o problemas respiratorios, a recibir hasta 60.700 dólares si los problemas habían aparecido por primera vez en los días siguiente a sus trabajos en el vertido.

BP sigue enfrentándose a una pesadilla financiera por el peor desastre petrolero de Estados Unidos, que comenzó con una explosión que reventó el pozo Macondo de la compañía en el fondo del golfo de México, destruyendo la plataforma de Deepwater Horizon y matando a 11 trabajadores.

___

Fahey informó desde Nueva York.