Realizan marchas por construcción Canal Nicaragua

Pobladores de varios municipios de Nicaragua han iniciado marchas y protestas por la eventual expropiación de sus propiedades en la ruta del Canal Interoceánico y afirman que no abandonarán sus tierras sea cual sea el precio que les ofrezcan.

Hasta ahora se han organizado dos marchas -- el 18 de septiembre y el martes de esta semana --que han contado con la participación de unas 400 personas cada una. Miembros de la policía de Nicaragua han tratado de impedirlas al no otorgar permisos o salirles al paso.

Los habitantes de las comunidades de Rivas, que se encuentran en la ruta prevista para la obra, han salido a las calles a mostrar su inconformidad por el censo de propiedades que desde hace unas semanas realizan funcionarios chinos de la empresa concesionaria HKND Group, acompañados por abogados nicaragüenses y miembros de la Policía Nacional y Ejercito del Nicaragua.

"No creo ni queremos que haya conflicto con nuestros hermanos de la Policía ni el Ejército", aseguró a la AP Ronald Iván Henríquez, propietario de tierras en la comunidad de Tolesmayda a orillas del Gran Lago de Nicaragua.

Señaló que si hubiera conflicto, los habitantes no cuentan, con armas pero "tenemos el corazón para defender los derechos de nuestros pobladores", afirmó.

"Marchamos porque esta es mi herencia y la de mis hijos, ni que ofrezcan lo que me ofrezcan, la entrego mi propiedad", añadió.

La zona donde se realiza el censo está ubicada al sur del país donde se construiría un puerto de aguas profundas como parte de los sub proyectos del Canal, específicamente en las costas de Brito. La mega obra fue otorgada al empresario chino Wang Jing en junio del año pasado y busca competir con el Canal de Panamá.

"No tenemos a donde ir. Es todo lo que tenemos y no quiero vender. Los chinos llegaron a mi casa y no los dejé entrar. Aunque lleguen con el Ejército no voy a salir", afirmó la pobladora Rosa Mendoza Morales.

La Fundación de Municipios de Rivas anunció que tiene previsto organizar una marcha departamental contra el proyecto, hasta obtener una respuesta concreta de los precios que el concesionario chino ofertará por las propiedades, pero adelantaron que se opondrán a la venta.

"Queremos organizar a la mayor cantidad de comunidades y haremos una marcha que creemos va ser grande, porque es mucha gente la que se ve amenazada y que no va a aceptar irse" dijo Octavio Ortega, presidente de esa fundación, sin especificar fecha.

Pese a las protestas afirman no haber tenido contacto con las autoridades nacionales del Gran Canal o de la empresa china del empresario chino. "Ellos no quieren nada con nosotros, más bien los voceros de ellos a través de la policía nos han dicho que estamos incitando a la violencia y es totalmente falso. Más bien nosotros hemos sido agredidos", dijo Ortega.

"Ibamos caminando tranquilamente con la bandera y los policías se nos vinieron encima trataron de quitarme la bandera y como no me dejé me jalonearon y me dieron un golpe en la cara", relató Rosa Mendoza Morales.

"Agredieron a las tres señoras que iban con las banderas de Nicaragua y a mí me llamaron por teléfono para amenazarme de muerte, fui a poner la denuncia a la policía de Rivas y al día siguiente el mismo jefe policial de ahí me agredió", explicó.

Por su parte el vocero de la Comisión del Gran Canal, Telémaco Talavera, aseguró por diversos medios oficiales de prensa que el censo que se está realizando concluirá en octubre próximo y será entonces que se iniciará un periodo de negociación con los propietarios.

El inicio de la construcción del canal interoceánico está previsto para finales de 2014 y que concluya en 2019, según la Comisión del Gran Canal.

La ruta trazada de este a oeste arranca en el Pacífico desde la desembocadura de río Brito, pasando por el sur de la ciudad Rivas y se introduce por 105 kilómetros al Gran Lago hasta llegar a los ríos Tule y el río Punta Gorda, que conectan al centro del país con el Caribe Sur cerca de la Bahía de Bluefields.