Cartwright, ex NBA, nuevo entrenador de México

En una decisión que no estuvo exenta de polémica, Bill Cartwright fue presentado el miércoles como nuevo entrenador de la selección mexicana de básquetbol en relevo del español Sergio Valdeolmillos, quien tuvo un paso lleno de éxito con el equipo nacional.

Como jugador, el estadounidense Cartwright ganó tres anillos de campeón en la NBA con Chicago. A su retiro fue asistente de Phil Jackson y luego dirigió a los Bulls entre 2001-03. Después de eso, fue asistente en Nueva Jersey y Phoenix, y el año pasado dirigió en Japón al Evessa de Osaka.

"El básquetbol ha sido un reto en mi vida y tuve la fortuna de contar con buenos entrenadores en mi carrera", dijo Cartwright. "Una de las cosas en común de todos, es que me enseñaron los fundamentos y eso hace que se forjen mejores jugadores, por eso quiero implementar con el equipo mexicano esas bases".

"Iniciaremos buscando jugadores adecuados que aprendan estas lecciones y se pueda tener un buen equipo. Jóvenes con el espíritu y ganas de representar a México. Estoy dispuesto a aceptar el reto y a encontrar esos talentos", añadió.

Pero Cartwright, de 57 años de edad y quien debutará con México en los Juegos Centroamericanos y del Caribe que se disputarán en noviembre próximo en la ciudad mexicana de Veracruz, no tendrá una misión fácil para reemplazar a Valdeolmillos, quien no llegó a un acuerdo para renovar contrato.

"Me siento orgulloso de haber representado a México y contribuir a que su baloncesto esté en el panorama internacional", escribió Valdeolmillos en Twitter. "Gracias México".

Valdeolmillos guió al equipo nacional a ganar la medalla de plata en los Juegos Panamericanos del 2011; ese fue el primer podio continental para el país desde La Habana 1991. Además, les dio el título de un Premundial, el de Venezuela 2013, algo inédito en la historia y los clasificó a un Mundial por primera vez en 40 años.

En la reciente Copa Mundial, disputada en España, México avanzó a los octavos de final, instancia donde fue eliminado por el eventual campeón, Estados Unidos. El equipo terminó en el 14to puesto de la tabla general.

La salida de Valdeolmillos no fue del agrado de jugadores del equipo.

"Increíble que saquen a Sergio Valdeolmillos, qué mal", escribió en Twitter el alero de México, Lorenzo Mata, quien ganó la plata en Guadalajara 2011 y fue campeón continental. "Bill Cartwright fue un gran jugador con Chicago. No dije que no es un buen entrenador. Lo único que no me parece justo es lo que pasó con Sergio, en especial por todo lo que hizo por el basquetbol, pero así es aquí (México)".

El director de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deportes, Jesús Mena, no reveló los datos económicos del acuerdo y no respondió preguntas sobre el fichaje durante la presentación del entrenador.

Cartwright posó para las cámaras con la camiseta de la selección mexicana, pero tampoco estuvo disponible para declaraciones.

Su apresurado fichaje suscita interrogantes en torno a una disciplina que en México ha sido golpeada por problemas entre dirigentes.

Aunque en los últimos años, las autoridades han trabajado más en armonía, el apoyo al representativo no ha mejorado mucho de acuerdo a lo declarado por Valdeolmillos después del Mundial.

"Competimos de la forma más seria que pudimos, pero estamos solos en una travesía en el desierto", dijo el español tras la eliminación. "No hay continuidad en el proceso, el equipo ni siquiera ha recibido una llamada de enhorabuena".

Los dirigentes mexicanos negaron que haya existido falta de respaldo.

"Los resultados con Valdeolmillos fueron un escalón, vamos por una meta más alta", dijo el presidente de la Liga Nacional de Baloncesto Profesional, Juan Manuel González. "Por eso se dio el cambio".

Cartwright, quien apenas llegó al país, tendrá poco tiempo para trabajar con jugadores de la liga local antes de encarar los Centroamericanos y del Caribe este año, además que en 2015 deberá afrontar los Juegos Panamericanos de Toronto el año próximo y el complicado Preolímpico de las Américas que se jugará en Monterrey, al norte del país.

"Todos debemos estar contentos porque se va a mejorar, pero nada es rápido, se hará un trabajo progresivo, pero estoy convencido que al final se verá un mejor equipo", añadió Cartwright. "Me gusta el reto, estoy aquí para lograr un objetivo y ese es hacer un buen papel en cada partido".