Corte Internacional investiga a R. Centroafricana

La Corte Penal Internacional inició una investigación de atrocidades, incluyendo asesinatos, violaciones y hostigamientos durante sangrientos combates sectarios desde el 2012 en la República Centroafricana, dijo el miércoles la fiscal del tribunal.

Meses de violencia entre la coalición rebelde musulmana Seleka y las milicias anti-Balaka cristianas han dejado al menos 5.000 muertos en uno de los países más pobres de África, motivando al fiscal Fatou Bensouda a iniciar una gestión para llevar a los culpables ante la justicia.

"La lista de atrocidades no tiene fin", dijo Bensouda. "No puedo ignorar esos presuntos crímenes".

Es la segunda investigación de la corte a República Centroafricana. En la primera, el ex vicepresidente Jean-Pierre Bemba está siendo enjuiciado por comandar a rebeldes que cometieron asesinatos, violaciones y saqueos en el país en el período 2002-2003. Bemba espere veredictos en su juicio, que comenzó en el 2010.

Bensouda inició una pesquisa preliminar sobre la República Centroafricana en febrero y en mayo el gobierno en esa nación autorizó al tribunal a intervenir, un paso clave para abrir las puertas a una investigación plena.

Bensouda dijo que durante la investigación preliminar, los fiscales "estudiaron información relevante de fuentes múltiples".

La información "provee bases razonables para pensar que tanto los Seleka como los grupos anti-Balaka han cometido crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra, incluyendo asesinatos, violaciones, desplazamiento forzado, hostigamiento, saqueos, ataques contra misiones humanitarias y el uso de niños menores de 15 años en combate", dijo la fiscal en una declaración escrita.

El grupo Human Rights Watch saludó el anuncio de Bensouda.

"Una investigación imparcial de los responsables por los crímenes más graves de todas las partes es crucial para dar justicia a las víctimas y enviar el mensaje claro a todos los perpetradores de que serán castigados", dijo Richard Dicker, director del programa de justicia internacional para HRW.