Equipo de Catar pierde por negarse a dejar velo

El equipo femenino de baloncesto de Catar perdió su partido contra Mongolia por decisión técnica el miércoles ya que sus jugadoras no recibieron permiso para usar el velo (hijab) que llevan las mujeres musulmanas.

Una confusión sobre la puesta en marcha de reglas menos severas sobre vestimenta, cuyo fin es hacer los juegos más incluyentes, recién dadas a conocer por el organismo rector de los deportes parece ser la causa del problema en Incheon.

La delegación de Catar está evaluando su retiro de los Juegos Deportivos Asiáticos a causa de este hecho.

"las jugadoras cataríes se negaron a quitarse el velo", dijo la vocera del comité organizador de los juegos, Anna Jihyun You a The Associated Press. Diez minutos después de la hora programada para el inicio del partido "a las 4.25 hora local, se declaró el abandono del juego y se dio al triunfo a Mongolia".

You dijo que las autoridades no recibieron instrucción alguna para que las jugadoras pudieran usar prendas que cubrieran su cabeza y sólo seguían reglas que restringen el uso de éstas, así como de accesorios para el cabello y joyas.

"El comité organizador no hace las reglas y las autoridades del partido no recibieron instrucciones de la Federación Internacional de Baloncesto", dijo You.

La delegación catarí se sorprendió de la decisión y el jefe de ésta, Khalil al-Jabir, dijo que el equipo "seguramente no jugará" en esta competencia si a las jugadoras no se les permite llevar el velo.

"Esperábamos que a nuestras jugadoras se les permitiera usar el velo, por eso venimos", dijo. "Nadie nos dijo que no se les permitiría y seguimos esperando aclaraciones".

En otras competencias como badminton, tiro, así como pruebas de pista, se ha permitido el uso del velo.

Las reglas de cada deporte son definidas por la federación internacional correspondiente y muchas permiten que los atletas usen prendas que cubren la cabeza durante las competencias.

Las reglas acerca de las prendas que cubren la cabeza en el baloncesto tomaron relevancia este año cuando a dos jugadores indios de religión sij se les pidió quitarse los turbantes durante la Copa Asiática, que se jugó en julio en China.

A principios de este mes la FIBA informó que lanzaría un programa piloto de dos años que permitiría a los jugadores llevar la cabeza cubierta.

No obstante, el organismo con sede en Mies, Suiza, emitió un comunicado la semana pasada en el que especifica: "La decisión de la Junta Central permite excepciones que pueden aplicarse a nivel nacional pero los Juegos Asiáticos son una competencia internacional".