Miles luchan contra fuego al norte de California

Más de 7.000 bomberos en condiciones mejores a las esperadas lograron ampliar sus líneas en torno a un incendio forestal enorme y difícil de controlar que amenazaba miles de viviendas desde hace más de una semana y ensució el aire en dos estados.

El incendio King, en el este de Sacramento, estaba contenido al 35 por ciento el martes después de quemar unas 140 millas cuadradas (alrededor 363 kilómetros cuadrados) y destruyó docenas de viviendas, dijo el Departamento Forestal y de Protección contra Incendios de California.

Los fuertes vientos previstos, de hasta 35 millas por hora (56,3 kilómetros por hora) y que podrían avivar las llamas y extender los rescoldos del fuego, no llegaron a materializarse el martes pero podrían producirse aún el miércoles.

"No estamos sentados esperando. Tenemos grupos intentando fortalecer las líneas de contención", dijo el jefe del batallón de bomberos estatal Scott McLean.

Cerca de 2.000 bomberos llegaron a la zona el martes como refuerzo, elevando el total sobre el terreno a unos 7.400.

"Este es el incendio con prioridad más alta del país", dijo McLean. "Tenemos la esperanza de poder combatirlo".

El incendio forestal, que las autoridades creen que fue originado intencionadamente el 13 de septiembre, ha destruido 12 viviendas y 57 construcciones anexas y sigue amenazando a unas 21.000 estructuras de las que más de la mitad son casas.

Los propietarios evacuados de la zona de White Meadows cerca de Pollock Pines, a unas 60 millas (96.5 kilómetros) al este de Sacramento pudieron regresar el martes, dijo el jefe de policía del condado de El Dorado, John D'Agostini.

Unas 2.700 personas siguen bajo órdenes de evacuación, dijeron responsables de bomberos. El fuego también amenaza a un centro de investigación de una importante universidad de California, Berkeley, donde se realizan experimentos en árboles, plantas y animales salvajes.

El Servicio Nacional de Meteorología emitió una "advertencia de humo denso", para Reno, en el estado de Nevada, y alrededor del lago Tahoe, que está a unas 15 millas (24 km) del incendio.

El índice de calidad de aire fue clasificado como "peligroso para la salud" en la ciudad de Auburn, al noreste de Sacramento, así como en las zonas de Roseville y Rockville.

El hombre acusado de iniciar el incendio, Wayne Allen Huntsman, de 37 años, se declaró no culpable de incendio intencionado.