Desnacionalizados exigen validarles nacionalidad

Decenas de descendientes de haitianos protestaron el martes frente al Tribunal Constitucional dominicano para exigir el cumplimiento de la ley que les valida la nacionalidad dominicana.

Los manifestantes declararon el martes como día de luto para recordar que el 23 de septiembre del 2013 el Tribunal Constitucional formalizó mediante una sentencia el proceso de desnacionalización de miles de descendientes de haitianos que el registro civil había comenzado en 2007.

"Quítennos las cadenas que nos pusieron con esta sentencia", dijo Nancy Toussaint, una bailarina de 32 años que desde hace cuatro no ha podido ni casarse ni viajar con su novio italiano debido a que el registro civil le ha negado de forma sistemática una copia certificada de su acta de nacimiento.

Toussaint requiere el documento para tramitar su matrimonio y renovar su pasaporte, vencido en 2007, pero el registro civil insiste que su situación está bajo investigación para determinar si su madre, una inmigrante haitiana, cometió algún tipo de irregularidad para registrarla como dominicana.

La sentencia del Tribunal Constitucional establece que los hijos de inmigrantes sin permiso de residencia no son dominicanos y ordenó abrir juicios individuales para anular la nacionalidad de los todas las personas nacidas entre 1929 y 2007 cuyos padres extranjeros no fuesen residentes legales, como ocurre con miles de descendientes de haitianos que llegaron al país a lo largo del Siglo XX a trabajar en los cañaverales.

"Estoy presa en mi propio país", insistió Toussaint ante las decenas de manifestantes, cuya situación es similar.

De forma paralela a la protestas de desnacionalizados, un grupo de personas con banderas dominicanas también se manifestó frente en otra acera del Tribunal Constitucional para apoyar la decisión de esa corte.

Jenifer Almánzar aseguró que apoya la desnacionalización porque "estamos perdiendo completamente la independencia; hay una entrada masiva de haitianos".

Según estimaciones de grupos de derechos humanos, la sentencia eliminaría la nacionalidad de unos 210.000 descendientes de inmigrantes haitianos.

Roberto Rosario, presidente de la institución que administra el registro civil, ha insistido que sólo poco más de 13.000 descendientes de haitianos serían afectados, además de 11.000 hijos de inmigrantes de otras nacionalidades.

Ante las críticas a nivel internacional, el Congreso dominicano aprobó en mayo una ley del Ejecutivo para validar de forma automática la nacionalidad de los afectados, siempre y cuando estén inscritos en el registro civil.

Aquellos que nunca fueron registrados, muchas veces debido a la negativa a las propias autoridades, deberán inscribirse como extranjeros en un proceso que vence en las próximas semanas.

La ley de validación "en la práctica no está siendo más que utilizada para segregar del registro civil a dominicanos de ascendencia haitiana", afirmó Ana María Belique, vocera de uno de los grupos de defensa de los desnacionalizados.

Desde la aprobación de la ley, sólo un reducido grupo de apenas unas decenas de afectados por la desnacionalización ha recibido sus documentos.

Rosario explicó que esa institución no había liberado los documentos porque aún no recibía la ley que valida la nacionalidad y por tanto no había puesto en marcha las disposiciones de la legislación.

El funcionario anunció que a partir del martes los más de 13.000 afectados por la desnacionalización incluidos en una lista difundida este mes deberán a acudir al registro civil para ser entrevistados a fin de avaluar su situación.