Siria: Assad respalda esfuerzos antiterroristas

El presidente Bashar Assad dijo el martes que apoya cualquier esfuerzo internacional contra el terrorismo, en lo que parecía un intento por posicionar a su gobierno del lado de la coalición encabezada por Estados Unidos que lanzó ataques aéreos contra el grupo Estado Islámico en Siria.

Las declaraciones de Assad se produjeron horas después de la primera incursión de lo que Estados Unidos ha advertido será una larga campaña para derrotar a los extremistas, que se han apoderado de una gran porción de territorio que abarca la frontera entre Siria e Irak. Damasco dijo que Washington le informó de antemano que lanzaría los ataques.

Un grupo activista sirio informó que decenas de combatientes el grupo Estado Islámico murieron en los ataques efectuados antes del amanecer, pero las cifras no se pudieron confirmar de forma independiente. Varios activistas también informaron de al menos 10 civiles muertos.

Algunos rebeldes sirios que luchan para derrocar a Assad acogieron con júbilo los ataques encabezados por Washington, pero otros expresaron su frustración porque la coalición sólo tiene como blanco al grupo Estado Islámico, y no al gobierno sirio.

Una facción rebelde que ha recibido sofisticadas armas de fabricación estadounidense, Harakat Hazm, criticó los ataques aéreos, al asegurar que violan la soberanía de Siria y socavan la revolución contra Assad.

"El único bando que se beneficia de la intervención extranjera en Siria es el régimen de Assad, especialmente en ausencia de una verdadera estrategia para derrocarlo", dijo el grupo en un comunicado publicado en su cuenta de Twitter.

La campaña aérea se amplió para golpear también a la rama de al-Qaida en Siria, conocida como el Frente Nusra, que ha combatido al grupo Estado Islámico. Washington la considera una agrupación terrorista que amenaza a Estados Unidos, aunque grupos rebeldes sirios apoyados por Occidente a menudo cooperan con los combatientes del Frente Nusra en el frente de batalla.

En una reunión realizada el martes con un enviado iraquí, Assad expresó su apoyo a "cualquier esfuerzo internacional contra el terrorismo", según la agencia de noticias estatal SANA. Assad no mencionó específicamente los ataques aéreos de la coalición, pero dijo que Siria "decididamente continúa en la guerra que ha librado durante años contra el terrorismo extremista en todas sus formas".

También enfatizó que todas las naciones deben comprometerse a detener el apoyo al terrorismo, en una aparente referencia a países como Arabia Saudí y Catar que apoyan decididamente a los rebeldes sirios, a quienes el gobierno sirio califica como terroristas.

En las últimas semanas, funcionarios sirios insistieron en que cualquier ataque internacional en su territorio se debe coordinar con Damasco o de lo contrario se consideraría un acto de agresión y una violación de la soberanía siria. Estados Unidos ha descartado cualquier tipo de coordinación con el gobierno de Assad.

Sin embargo, Damasco parecía querer demostrar que no lo estaban marginando, y prometió en un comunicado que combatirá la facción extremista en Siria y se comprometió a coordinarse "con los países que fueron afectados por el grupo, ante todo Irak".

Siria "apoya cualquier esfuerzo internacional para combatir el terrorismo, no importa cuál sea el nombre del grupo, ya sea Daesh o el Frente Nusra o algún otro", aseguró Damasco al usar un nombre árabe para referirse al grupo Estado Islámico.

El ministerio de Relaciones Exteriores de Siria dijo que Washington le informó sobre los inminentes ataques al enviado de la ONU a Damasco poco antes de que comenzaran. También dijo que el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, envió un mensaje al jefe de la diplomacia siria a través del ministro de Relaciones Exteriores de Irak a fin de informar a Damasco sobre los planes.

En Washington, la portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki, dijo que Estados Unidos informó a Siria a través de su embajador ante la ONU sobre su intención de tomar medidas, pero no solicitó el permiso del gobierno de Assad ni se coordinó con Damasco.

Los dos aliados clave de Siria, Irán y Rusia, condenaron los ataques. El presidente iraní, Hasán Ruhani, dijo en Nueva York que los ataques aéreos de la coalición liderada por Estados Unidos son ilegales debido a que no fueron aprobados o coordinados con el gobierno de Siria.

Rusia, por su parte, advirtió que los ataques aéreos "unilaterales" estadounidenses están desestabilizando a la región e instó a Washington a garantizar ya sea el consentimiento de Damasco o el apoyo del Consejo de Seguridad de la ONU.

El grupo miliciano libanés chií Hezbolá, que ha enviado combatientes a Siria para reforzar las fuerzas de Assad, también condenó los ataques.

"Estamos en contra de una coalición internacional, ya sea contra el régimen... o contra Daesh", dijo el líder de Hezbolá, Hasán Nasralá, en un discurso televisado. "Esta es una oportunidad, un pretexto, para que Estados Unidos domine de nuevo la región".

Los ataques, conducidos por Bahréin, Catar, Arabia Saudí, Jordania y los Emiratos Árabes Unidos, golpearon los campos de entrenamiento y centros de mando, instalaciones de almacenamiento y vehículos del Estado Islámico en la capital de facto del grupo, Raqqa, en el noreste de Siria, y los alrededores de la provincia, dijeron funcionarios estadounidenses. También atacaron el territorio controlado por el grupo en el este de Siria que conduce a la frontera con Irak.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos con sede en Gran Bretaña informó de que al menos 70 combatientes del grupo Estado Islámico murieron y más de 300 resultaron heridos. Rami Abdurrahman, el jefe del Observatorio, dijo que cerca de 22 ataques aéreos golpearon la provincia de al-Raqqa, además de 30 en la provincia de Deir el-Zour.

Más al oeste, los ataques golpearon la aldea de Kfar Derian, un bastión del Frente Nusra vinculado a al-Qaida.

Alrededor de una docena de combatientes del Frente Nusra murieron, así como 10 civiles, según dos activistas en la cercana Alepo, Mohammed al-Dughaim y Abu Raed. Uno de los mejores francotiradores del grupo, conocido como Abu Yusef al-Turki, estaba entre las bajas.

___

Lucas reportó desde Beirut. Los periodistas de The Associated Press Bassem Mroue y Diaa Hadid en Beirut; Zeina Karam en Nueva York; Omar Akour en Amán, Jordania; Aya Batrawy en Dubái y Nasser Karimi en Teherán contribuyeron a este despacho.

___

Bassem Mroue está en Twitter como: https://twitter.com/bmroue