Karzai se despide con críticas a EEUU

El presidente afgano saliente, Hamid Karzai, empleó su discurso de despedida el martes para lanzar un último dardo a Estados Unidos, cerrando su difícil relación con la afirmación de que Washington no ha querido que hubiera paz en Afganistán.

El único presidente que ha tenido el país desde la invasión liderada por Estados Unidos en 2001 dijo que Washington quería guerra en Afganistán "por sus propios intereses". Las relaciones de Karzai con la potencia norteamericana han sido cada vez más tensas en los últimos años, aunque los lazos entre ambos países podrían restaurarse el lunes cuando el presidente electo, Ashraf Ghani Ahmadzai, asuma el cargo.

Estados Unidos ha gastado más de 100.000 millones de dólares en ayudas en Afganistán desde 2001 para entrenar y equipar a las fuerzas de seguridad del país, pavimentar caminos de tierra, actualizar hospitales y construir escuelas. Pero en su discurso, Karzai agradeció su ayuda a una serie de países --India, Japón, China, Irán, Turquía, Arabia Saudí, Corea del Sur y Alemania-- sin mencionar a Estados Unidos.

El discurso señaló a Estados Unidos y a los líderes militares de la vecina Pakistán como los poderes que respaldaron una guerra perpetua.

"Si América y Pakistán la quieren de verdad, la paz llegará a Afganistán", dijo Karzai. "La guerra en Afganistán se basa en los objetivos de extranjeros. La guerra en Afganistán para el beneficio de los extranjeros. Pero los afganos de ambas partes son los corderos sacrificados y las víctimas de esta guerra".

Más de 2.200 soldados estadounidenses han muerto en operaciones en Afganistán desde 2001. Casi 20.000 han resultado heridos.

Naciones Unidas dice que unos 8.000 civiles afganos han muerto en el conflicto sólo en los últimos cinco años. Karzai ha arremetido durante años contra los ataques del ejército estadounidense por las bajas civiles que causan algunos de ellos, aunque Naciones Unidas ha dicho que la inmensa mayoría de las bajas las causan los insurgentes.

En su último año en el cargo, Karzai se negó a firmar un acuerdo de seguridad con Estados Unidos que habría establecido el marco legal para permitir que 10.000 formadores y asesores militares estadounidenses permanecieran en el país el año que viene. Ghani Ahmadzai ha dicho que lo firmará.

El nuevo presidente participará en un gobierno de unidad con su rival Abdulá Abdulá, que quedó segundo en unas elecciones plagadas de irregularidades y ocupará el nuevo cargo de director ejecutivo del gobierno. Ex ministro de Finanzas, Ahmadzai ha trabajado para el Banco Mundial y tiene un doctorado de la Universidad de Columbia, en Nueva York.

La guerra iniciada hace 13 años contra los talibanes está ya en gran parte en manos de las tropas afganas, lo que ha hecho subir de forma drástica las bajas entre soldados afganos este año.